Los padres abrirán la zanja de Camas si la Audiencia lo deniega

  • La Fiscalía se opone a la nueva búsqueda solicitada por la familia de la joven desaparecida

Comentarios 5

Los padres de Marta del Castillo anunciaron ayer que reabrirán por sus propios medios la zanja de Camas en la que sospechan que puede hallarse el cadáver de su hija, en el caso de que la Audiencia de Sevilla deniegue la búsqueda en esta zona. "Ya estamos en contacto con los dueños de la finca y con empresas que cuentan con excavadoras y equipos de movimiento de tierras. También se han ofrecido a ayudarnos la Sociedad Andaluza de Detectores de Metales y mucha gente de manera voluntaria", explicaron los padres de la joven desaparecida el 24 de enero de 2009.

Antonio del Castillo y Eva Casanueva realizaron estas declaraciones a la salida de los juzgados de Sevilla, donde asistieron a tres vistas celebradas en la Sección Primera de la Audiencia. En la sesión de ayer, los jueces estudiaron los tres recursos presentados por el abogado de los padres solicitando la reapertura de la zanja, pidiendo que se le impute un delito de amenazas a la menor de Camas al hermano de Carcaño, Francisco Javier Delgado, y reclamando nuevas pruebas entre las que destacan la recreación del crimen mediante una infografía.

La Fiscalía se opuso tanto a la reapertura de la zanja como a las otras pruebas solicitadas por la acusación particular, al igual que ya hicieran con la primera petición similar realizada por la familia al juzgado de Instrucción 4 de Sevilla. En aquella ocasión, el juez rechazó reabrir la zanja porque la Policía acreditó que la obra que se estaba haciendo en Camas había terminado antes del 24 de enero de 2009, fecha en la que desapareció Marta. La Sección Primera de la Audiencia resolverá en los próximos días si acepta la petición de los padres o, por el contrario, la rechaza tal y como pide el Ministerio Público.

"Es una zona tan pequeña y el gasto sería tan mínimo que esperamos que se reabra, aunque tenemos el informe policial en contra. Seguimos confiando en la Justicia hasta que nos demuestre lo contrario. Nos preguntamos si es tan difícil que alguien, en un momento determinado, tenga el corazón de decir algo anónimamente y poner fin a esta tortura", expusieron los padres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios