Sucesos

Los padres del niño que murió en una papelera de su colegio reclaman una indemnización de un millón

  • Los familiares consideran imposible que "ninguno de los 23 profesores que controlaban a los niños en el recreo aquel día no se percataran de que uno de ellos se estaba ahogando en una papelera".

Comentarios 5

Los padres del niño fallecido en abril de 2006 al quedar atrapado en una papelera del colegio 'Jacaranda', en Sevilla Este, presentaron hoy en la Delegación de Educación de la Junta de Andalucía una reclamación patrimonial "por mal funcionamiento de la administración educativa" solicitando una indemnización económica de un millón de euros.

El abogado de los padres del pequeño, Félix Muñoz, explicó a los periodistas que esta "nueva acción es la vía legal que queda" después de que el pasado mes de diciembre se archivaran las diligencias penales abiertas para aclarar si hubo negligencia de los educadores a la hora de auxiliar al niño.

Con respecto a la indemnización económica reclamada por la familia del pequeño fallecido, el abogado matizó que se trata de una "cantidad meramente orientativa ya que se trata de ponerle una cifra a la vida de un niño y esto no tiene precio".

En este sentido, el tío del menor, Juan Jesús González, aseguró que los educadores del centro donde ocurrieron los hechos "mienten" ya que consideró imposible que "ninguno de los 23 profesores que supuestamente estaban controlando a los niños en el recreo aquel día no se percataran de que uno de ellos se estaba ahogando en una papelera".

Además, Juan Jesús mostró a los medios de comunicación un plano del colegio detallando la situación en la que se encontraban aquella mañana los profesores y aseguró que el plano "demuestra que nadie estaba controlando" a su sobrino y por ello reclamó un esclarecimiento de los hechos y depuración de responsabilidades.

Por otro lado, la abuela materna del pequeño, Lola Matadero, recordó que los padres del niño continúan "hundidos en la tristeza" y por ello pidió que se solucione el caso cuanto antes. "A mí me han privado del cariño y la vida de mi nieto y esa pena la tendré toda mi vida", dijo.

Finalmente, Lola pidió que se investiguen "en profundidad" las medidas de seguridad que hace dos años tenía el colegio público en el que falleció su nieto. "Ahora tiene vallas y otras papeleras pero aquel día no las tenía y mi nieto murió, esto llega a ocurrir en un colegio privado y tardan muy poco en buscarle las cosquillas", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios