Los padres piden reabrir la causa contra la guardería Las Tres Torres

  • Solicitan la investigación de un posible delito de abandono de menores y fraude.

Comentarios 3

Las familias que denunciaron a la guardería Las Tres Torres, en Sevilla Este, por unpresunto desajusteentre la comida servida en el comedor escolar y los niños a los que se les prestaba este servicio, han recurrido el sobreseimiento provisional de la causa. Los padres basan la solicitud para que se investigue el caso en el informe elaborado por la inspectora de la Junta en el que queda reflejado que se repartía un menú por cada tres niños de forma continuada.

El Juzgado de Instrucción número 7 de Sevilla acordó la semana pasada elarchivo provisional de las actuaciones a petición del fiscal, que centraba la cuestión penal en dos temas: perjuicio a los menores y a la administración pública. En el primero de los supuestos, el Ministerio Público considera que no se ha aportado ningún elemento que pruebe que los niños estaban mal alimentados, para lo que se sustenta en las declaraciones de empleadas y familias que niegan este extremo así como en el informe pericial de un nutricionista aportado por la denunciada, María del Dulce Nombre Felices, propietaria de Las Tres Torres.

Para los padres, sin embargo, la Fiscalía "obvia" el informe del 7 de marzo de este año elaborado por la inspectora de Educación que se personó en la propia guardería, donde se constata que se pidieron seis menús enteros y cinco menús de bebés para 28 niños y que era la cantidad que habitualmente se pedía a Colecatering, empresa encargada de suministrar la comida a la guardería. Los padres estiman en su recurso -al que ha tenido acceso este periódico- que el informe del nutricionista "es más favorable a los intereses de quien le encarga el informe", ya que "una cosa es el utensilio con el cual se sirven las raciones y otra la cantidad que incluye dicho recipiente, sin que en ningún momento se haya afirmado por Colecatering que se llenara por completo, máxime teniendo en cuenta que el primer plato se servía a granel".

Por este motivo, las familias lamentan que el archivo haya tenido lugar sin la declaración de la nutricionista y la propietaria de Colecatering y sin poder aportar informes médicos que avalen los "retrasos en el crecimiento asociados a la alimentación" que han sufrido algunos menores. En este sentido, el recurso también plantea la posiblidad de que la dueña de Las Tres Torres haya cometido el delito de abandono de menores, al no dispensarse "los cuidados necesarios que requiere y que aparecen relacionados en la legislación protectora sobre el menor".

Respecto a la posibilidad de perjuicio a la Administración local por cobrar unos menús subvencionados que no se repartieron, pese a que la Fiscalía descarta esta posibilidad al no exceder las cantidades percibidas de los 120.000 euros ni ser la denunciada funcionaria pública, los padres plantean un delito de apropiación indebida o estafa. Las familias parten para ello del hecho de que la dueña de la guadería cobrara a los padres por unos menús "inexistentes", ya que no todos los alumnos que asistían al comedor se encontraban subvencionados o lo Junta se lo pagaba al 100%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios