El paraíso de la Expo 92 vuelve a germinar

  • l visitas guiadas Camino de los Descubrimientos (Isla de la Cartuja). De abril a junio y de octubre a diciembre. Visitas guiadas de 2 horas. De martes a viernes, 9:30 a 11:30 y 12:00 a 14:00. Sábado y domingo, 11:00 a 13:00 y 18:00 a 20:00. El Jardín Americano abrió sus puertas tras 18 años de abandono con menos especies pero más espacio y notable éxito de público

Comentarios 25

"La verdad es que tenía un recuerdo diferente de lo que veo ahora, pero me gusta, sobre todo, la posibilidad de poder acceder, tanto andando como en bicicleta, a la pasarela flotante y apreciar una imagen distinta de Sevilla desde esta orilla del río". Manuel Segura fue uno de los visitantes que ayer no quisieron perderse la jornada de apertura del Jardín Americano. Legado de la Expo 92 y tras permanecer cerrado 18 años, en este jardín botánico, -único a nivel nacional por su contenido exclusivo en especies americanas-, se vivió una auténtica fiesta donde no faltaron la música, los talleres infantiles y una notable afluencia de público que avalaron su éxito.

Aquellos que tuvieron la oportunidad de pasear por el recinto comprobaron que aún existen zonas por ajardinar -como la ampliación del Jardín de Cactáceas y Plantas Crasas con otros parterres, lo que ha supuesto, por otra parte, una ampliación de la zona en más de mil metros cuadrados con respecto al 92-, otras en construcción, como el Aula Bioclimática, y flora aún por germinar, como puede apreciarse en el Lago Ciaboga, donde está previsto que crezcan plantas acuáticas.

Pero, aún con detalles por últimar y, a pesar de la reducción de especies en casi la mitad (de las más de 600 especies que albergó el jardín durante la Exposición Universal del 92 hoy pueden apreciarse unas cuatrocientas), lo cierto es que el Jardín Americano gustó y mucho.

A la inauguración oficial asistieron personalidades de la vida política de la ciudad así como representantes de las instituciones que han permitido la recuperación de este espacio verde. Entre ellos, Benito Valdes, miembro de la Fundación Naturalia XXI y catedrático de Botánica, quien durante el audiovisual de presentación aludió a la importancia de la recuperación de este jardín con plantas que no "hay en la península ni en la cuenca mediterránea... hoy ampliado".

En este paraíso natural, de unas tres hectáreas, destacan elementos artificiales que lo hacen único. El umbráculo, de 1.700 metros cuadrados, está formado por lamas de madera que permiten el sombreado necesario para algunas especies tropicales. En su interior pueden verse plantas como el laurel amarillo, el corazón de paloma o el coral de monte. Destaca también el Jardín Acuático, -se localiza en un lago que conecta con el río a través de un sistema de cascadas-, o la esclusa, instalación con fines didácticos. Los accesos a través del nuevo carril bici y de la pasarela fluvial hacen que la visita sea más atractiva y que en el Paseo de Ribera puedan verse especies arbóreas como sauces o fresnos.

En el recorrido, el visitante puede observar los paneles informativos donde se explican las curiosidades de las plantas así como su procedencia, como el ciprés de los pantanos de México, el Timbú de Costa Rica, especie idónea para la construcción de canoas, o el Tala de Argentina, cuyos frutos son comestibles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios