Seguridad ciudadana Ola de robos en el Aljarafe

Un paraíso para los ladrones

  • Los vecinos de Simón Verde se muestran inquietos por el incremento de robos · La Asociación Unificada de Guardias Civiles denuncia que sólo cuentan con tres parejas por turno para seis municipios del Aljarafe

Comentarios 8

La urbanización Simón Verde es un lugar casi deshabitado durante las mañanas de los días laborables. La mayoría de sus residentes están trabajando, apenas hay tráfico de vehículos y por sus calles vacías sólo pasa de vez en cuando algún joven que hace deporte o algún trabajador que se encarga de las tareas de jardinería. Chalés de lujo se suceden en este barrio que en los últimos días se ha convertido en noticia por la oleada de robos que vienen sufriendo sus vecinos en los últimos meses.

Más de cien denuncias por robos en el interior de viviendas se han registrado en esta urbanización, ubicada entre los términos municipales de Mairena del Aljarafe y Gelves, y en una serie de núcleos residenciales que han surgido en las inmediaciones de Simón Verde y que también llevan el nombre de esta urbanización. Este incremento de los robos ha generado entre los vecinos una situación de temor que por el momento no se ha logrado invertir con el anuncio del Gobierno de que el 30 por ciento de los guardias civiles que llegaron destinados a Sevilla en 2007 fueron enviados a reforzar la vigilancia en el Aljarafe.

Una mujer pasea por una de las calles y desconfía de las dos personas que le preguntan acerca de los robos. "Señora, somos periodistas, venimos por el asunto de los robos...". "Enséñenme una credencial, por favor. Perdonen, pero es que ya no me fío de nadie". Una vez comprobada la identidad y la profesión de los dos extraños, la mujer confiesa que es una de las víctimas. Eso sí, lo hace sin revelar su identidad.

Su casa fue asaltada el día 7 de diciembre, mientras ella pasaba el puente de la Constitución en Granada. "Entraron por la puerta de atrás, aprovechando que no había luz en la farola más próxima. Tenían diez minutos, ese fue el tiempo que transcurrió entre que saltó la alarma y llegó la Guardia Civil. Se fueron directos al dormitorio principal en busca de una caja fuerte".

A ella no le robaron mucho, sólo algo de dinero que tenía en la mesita de noche, pero conoce varios casos en los que el botín ha sido más cuantioso. "A una amiga le robaron varios Rolex y también dinero. No les interesa nada más. También conozco otro caso en el que entraron con la gente dentro de la casa, le echaron un spray y los dejaron dormidos". El aumento de robos da pie también a la rumorología. Por el momento no hay constancia oficial de que exista tal spray que deja dormidos a los vecinos, pero hay quien asegura que fue dormido por alguien que entró en su casa.

En Simón Verde prácticamente todas las viviendas tienen un sistema de alarma contratado con alguna empresa de seguridad privada. Entre los chalés hay auténticas mansiones. En esta zona que empezó a construirse en los años 70 del pasado siglo viven ahora desde empresarios hasta futbolistas, algunos de los cuales también han sufrido robos. La asociación de propietarios tiene contratado a un personal de mantenimiento entre el que hay también controladores que realizan funciones parecidas a las de los vigilantes. Pero los robos no han dejado de crecer, sobre todo en las últimas semanas. Incluso la única tienda que hay dentro de la urbanización, un pequeño supermercado llamado Micro Market, ha sido asaltada recientemente.

Salvo el presidente de la asociación de propietarios, ningún vecino de los consultados ayer por este periódico quiere identificarse. Cuentan que no se puede hablar de alarma ni de psicosis, pero sí de cierta preocupación. Casi todos aseguran que echan en falta más patrullas de la Guardia Civil por las calles del barrio.

La inquietud es lógica, más aún si se analizan algunas cifras. Fuentes de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) en Sevilla indicaron ayer que sólo hay tres patrullas disponibles en cada uno de los tres turnos de ocho horas para esta zona. Una de las patrullas depende del cuartel de San Juan de Aznalfarache y atiende a los municipios de Tomares, Gelves y Bormujos. En total una población de 60.000 habitantes para sólo dos agentes. Las otras dos patrullas están adscritas al puesto de Mairena del Aljarafe y cubren esta localidad más Almensilla y Palomares.

En ocasiones los guardias reciben avisos de otras poblaciones cercanas y tienen que dejar de atender esta zona temporalmente. Según este sindicato, los anunciados refuerzos no se han producido todavía. Por ejemplo, en Mairena estaba prevista la llegada de 24 nuevos agentes y hasta la fecha sólo se han convocado seis vacantes que serán cubiertas en febrero. Ya hay dos de baja, con lo que el refuerzo real será de sólo cuatro guardias civiles.

Una queja común entre los vecinos es la deficiente iluminación de la barriada. Las luces no tienen la potencia suficiente, están demasiado separadas entre sí y las ramas de los árboles, que no se podan con frecuencia, hacen de pantalla. Esto provoca que cuando cae la tarde Simón Verde se convierta en un auténtico paraíso para los ladrones, hasta el punto de que la frecuencia de estos delitos es de casi uno al día.

"Esto es la boca del lobo, no se ve nada. Yo a veces he ido en el coche y me he encontrado a gente corriendo cuando ya los tenía encima". La mayoría de los robos se han producido en esta franja horaria, aprovechando que aún hay casas vacías. Las peticiones de los vecinos a los ayuntamientos de Mairena y Gelves no han surtido efecto. Esperan que la trascendencia de los robos sí lo haga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios