El pasaje del aeropuerto de San Pablo crece pero a menor ritmo que en 2007

  • Los hoteles de la capital registraron menos pernoctaciones durante el primer cuatrimestre · El sector atribuye el bache a la desaceleración económica, al mal tiempo en Feria y al adelanto de Semana Santa

Comentarios 2

"Sigue entrando gente, pero gasta mucho menos". Ésta es la percepción de la dependienta de una de las numerosas tiendas de souvenirs que jalonan el centro de Sevilla. La gallina de los huevos de oro de la economía provincial está perdiendo fuelle, según los últimos datos de ocupación hotelera y de movimiento aeroportuario del primer cuatrimestre del año, un periodo lo suficientemente amplio para eludir la distorsión por la celebración de la Semana Santa y Feria en meses diferentes.

La terminal hispalense registró un total de 1.476.596 viajeros, un 9,9% más que el año anterior. Este incremento dobla a la media de los aeropuertos españoles, pero resulta casi un 40% inferior al registrado en los primeros cuatro meses de 2007. El incremento se centra fundamentalmente en los vuelos internacionales, cuyos pasajeros aumentaron más de un 15%, frente al 6% de los enlaces domésticos. Sin embargo, los vuelos nacionales siguen aportando dos de cada tres pasajeros de San Pablo.

Los datos de los hoteles también indican cierta moderación. El descenso de las pernoctaciones prácticamente dobla la disminución de huéspedes, con un 1,21% de reducción, según la Encuesta de Ocupación Hotelera del Instituto Nacional de Estadística, que refleja un total de 1.438.000 pernoctaciones, 17.000 menos que en el mismo periodo de 2007. El número de viajeros alojados en hoteles sevillanos cayó un 0,53% en los primeros cuatro meses del año, pasando de más de 771.600 en 2007 a unos 767.500 turistas en 2008. En suma, vienen menos viajeros, pero éstos permanecen menos tiempo en los hoteles, como se refleja en la estancia media del primer cuatrimestre, que ha pasado de 1,87 a 1,85 días.

Otra de las conclusiones es que la crisis no es sólo nacional, ya que la caída es más acusada en el ámbito de los residentes en el extranjero, con una pérdida del 3,96% frente al descenso del 1,90% del número de turistas nacionales.

La comparativa es menos halagüeña si sólo se extraen los datos del mes de abril, aunque hay que recordar que Feria y Semana Santa, los dos platos fuertes de la primavera turística sevillana, coincidieron el año pasado en el mismo mes, por lo que los descensos registrados resultan "lógicos", según fuentes del sector.

Las sensaciones de los profesionales del sector coinciden con la foto fija que muestran los datos. "Hemos notado menos demanda en Semana Santa y en Feria aunque otras zonas como Málaga han pinchado de forma clamorosa", reconoce el gerente de la Asociación de Hoteleros de Sevilla y Provincia, Santiago Padilla, que atribuye la caída a "una suma de factores", además de la desaceleración económica, como la coincidencia de la Semana Santa con las Fallas de Valencia y el mal tiempo registrado en la Feria.

La consecuencia es que los establecimientos han incrementado la guerra de precios, con lo que los márgenes de negocio se estrechan aún más. "Estamos manteniendo el tipo a costa de bajar los precios", señala Padilla, que incide en que "la tendencia va a la baja". No obstante, los hoteleros aún mantienen la esperanza del otoño, la otra temporada alta de Sevilla tras la primavera. "Es una incógnita lo que pueda ocurrir ahora", admite el gerente de la patronal hotelera.

"El adelanto de la Semana Santa ha desconcertado mucho y el mes de abril prácticamente no ha existido para muchos compañeros", manifiesta el presidente de la Asociación de Agencias de Viaje de Sevilla, Antonio Távora, un sector que también está sufriendo la reducción de los márgenes.

"La sensación es que se vende más pero se gana menos, porque casi todas las ofertas se están basando en descuentos", subraya Távora, que incide en que los próximos meses "van a ser determinantes para ver el alcance".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios