300 personas cortan el tranvía contra la 'tala' de 229 árboles en el Prado

  • Los concentrados piden al rector de la Universidad que busque otros suelos para la biblioteca

Comentarios 4

Unas 300 personas entre vecinos del Prado y de varias decenas de entidades ciudadanas interrumpieron ayer la marcha del tranvía durante 30 minutos (de 19.10 a 19.40) para protestar, frente al Rectorado, contra la decisión del rector de la Universidad de Sevilla de eliminar 229 árboles de los jardines del Prado con el pretexto de construir en 9.000 metros cuadrados de esta zona verde un edificio emblemático multiusos que integrará una biblioteca de los libros más antiguos, despachos para investigadores y salas de estudio, entre otros.

Entre sonoros pitidos en la calle San Fernando, los concentrados leyeron un comunicado en el que piden al rector Miguel Florencio que rectifique y busque otro lugar "más idóneo para edificar su joya arquitectónica", entre los que citan Los Remedios, el Polígono Sur y los Juzgados que se vaciarán. A la comunidad universitaria le ruegan que no consienta "tal despropósito". La protesta llega cuando el proyecto de la arquitecta Zaha Hadid ha pasado los trámites, y el inicio de las obras sólo está pendiente de que la Universidad lo adjudique a una de las 27 empresas constructoras que se han presentado y que el Ayuntamiento conceda la licencia.

"Es inadmisible construir dentro de los jardines habiendo terrenos libres en Los Remedios o en barrios que necesitan una regeneración. Es un enfoque perverso contraponer los libros a los árboles. Esto no tiene por dónde cogerse", protestaba Genaro López, vecino del Prado, profesor de la Universidad y miembro de la plataforma de defensa de los parques y jardines. López admite que los profesores de la Universidad no están plantando cara al proyecto y cree que es porque "no tienen una conciencia clara de lo que se va a hacer y porque en el profesorado hay una atonía muy grande en general".

Entre los concentrados también estaba José Elías, ex director municipal de Parques y Jardines, para quien "si la Universidad quiere un edificio emblemático debería mejorar el entorno, no destrozarlo, con lo que si se traslada el edificio a otro lugar más adecuado ganaría la biblioteca y los jardines del Prado".

Jacinto Martínez, de la asociación de amigos de los Jardines de la Oliva, vaticinó la muerte de los árboles que se eliminen por la complicación de su trasplante.

La asociación de vecinos Huerta de la Salud, convocante del acto, consideró un éxito la convocatoria. Su presidente, José Miguel González (que intervendrá hoy en el Pleno), recordó que "un parque es para el disfrute de los vecinos y no tiene sentido que tengamos que demostrarlo", sobre todo cuando esta zona verde se creó con tanto esfuerzo hace diez años gracias a un buen puñado de fondos europeos (3,4 millones de euros) y en el gobierno de Soledad Becerril-Alejandro Rojas Marcos.

Jorge Palma, de Ben Baso, denunció que la Universidad y del Ayuntamiento justifiquen el proyecto con que la biblioteca será para el gran público cuando no es verdad. "Vemos mal que se hayan hecho las cosas a espaldas de los ciudadanos. En el casco histórico todos los espacios verdes son pocos ¿es que ya no sirven los argumentos de hace diez años con los que se pidió una inversión tan grande a Europa?", lamenta.

Al acto no faltó el PP, la Cais (entidades independientes) y ex concejales: Agustín Villar, Antonio Ardila y Juan Ramírez Corro (del PA) y Antonio Rescalvo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios