El placer de fundir chocolate y literatura

  • Propietaria de La Bruja de Chocolate en Los RosalesEl maridaje perfecto es lo que dice haber encontrado esta vecina de Los Rosales en su chocolatería, donde, además de inventar nuevas formas de tomar el chocolate, organiza actividades para los más pequeños de animación a la lectura

Esta vecina de Los Rosales dice que su dedicación al comercio es puramente vocacional. Una profesión que, aclara, se la debe a su madre, "una comerciante nata que comenzó vendiendo una bicicleta y terminó llevando un negocio 35 años". En el caso de Ana María Martínez, desde los 14 años está detrás de un mostrador. Ahora, y tras compartir tiendas familiares, es propietaria de un "ingenioso y atractivo" negocio que, sin duda, hará las delicias de sus vecinos. La Bruja de Chocolate es el nombre del establecimiento donde, desde el pasado 21 de junio, es posible degustar hasta en 24 formas diferentes el chocolate que ella misma sirve, a la vez que se disfruta de un cuentacuentos o una buena lectura. La idea de mezclar lo que reconoce que es su "vicio", el chocolate, y el de su hija pequeña, la literatura infantil, le motivó a compatibilizar ambas aficiones a través de actividades de animación a la lectura que ya organiza desde su local. El próximo 2 de julio la compañía Zapping representará un cuentacuentos para niños y será a finales de año cuando el espacio dedicado a biblioteca -ya cuenta con la subvención de alguna editorial- esté completo. En frío, en caliente, con sirope... y con distintos sabores a naranja, plátano..., la carta es amplia también en repostería y helados. La casa invita, por supuesto, a disfrutar de la lectura a la vez que se merienda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios