El placer urbano de deslizarse

  • El Club Patinadores de Sevilla congrega desde hace 17 años a cientos de aficionados a este deporte

"Sevilla es probablemente una de las mejoras ciudades de España para practicar el patinaje", comenta Antonio Vázquez Carmona, uno de los socios más antiguos y experimentados del Club Patinadores de Sevilla, cuando explica los motivos -"el clima, la morfología plana de las calles..."- por los que es en esta ciudad donde a principios de la década de los 90 surge el "boom" por este deporte. Y, precisamente, es en el año 1991 cuando se fundó este club por el que anualmente pasan unas 40.000 personas, entre socios, alumnos de la escuela y las distintas actividades que organizan a lo largo del año.

Las rutas por la ciudad es una de las actividades que concentra a un mayor número de aficionados. Rutas que se iniciaron por los alrededores de la Plaza de América, en el Parque de María Luisa, y que se han extendido con el tiempo por zonas que, "gracias al carril bici hemos podido retomar, incluso en la provincia", explica el también propietario de Make in Line (tienda especializada en esta modalidad deportiva, ubicada en la calle Arjona, 6).

Tres días en semana -martes (21:30), miércoles (21:00, en la Plaza Nueva) y jueves (21:30, en la tienda, para los más experimentados) salir a patinar se ha convertido en todo un ritual, un acto que Antonio reseña "siempre lo hacemos con respeto hacia los peatones y con protecciones para evitar lesiones".

Pero si hay una cita que marca la agenda de estos patinadores es el Día del Patín, que este año se celebró el pasado mes de abril y en el que participaron un millar de aficionados de todas las edades procedentes de distintas lugares de la provincia y Andalucía. En este acontecimiento, que cumplió su sexta edición, se organizó una marcha por la ciudad, exhibiciones en patines y conciertos en Plaza de Armas.

Para muchos éste es un claro ejemplo de "practicar deporte por amor al deporte, porque es muy difícil vivir sólo del patinaje, para ello debes estar entre los cinco mejores del mundo", aclara Antonio que ya ha conseguido algunos méritos como el primer puesto en Half Pipe (modalidad de salto) en el Campeonato de España de 1997 o el tercero en el mismo año en Street, entre otros logros.

La suya, al igual que la de otros veteranos patinadores, se inició en aquellos tiempos en los que los patines aún eran de hierro. Hoy, y tras dejar sólo para los nostálgicos los de bota, los patines en línea abarcan prácticamente todo el mercado. Las ventajas de estos últimos son muchas: la comodidad por lo que transpira el pie, la seguridad por el refuerzo de plástico que llevan en el tobillo y la velocidad, -"puedes alcanzar hasta los 30 kilómetros hora", aclara el sevillano-, hacen que cada vez sean más los aficionados que se animan a practicar este deporte urbano.

Son distintas las pruebas (resistencia, velocidad, slalom, salto de altura, barandillas...) que los patinadores pueden aprender o practicar en los tres espacios o pistas (skate park) disponibles en la ciudad: en el Parque Miraflores, junto al Parque de San Jerónimo y en la Instalación Deportiva Arjona. El Club Patinadores de Sevilla (www.patinadoresdesevilla.es) ubica su escuela de patinaje en la pista de Arjona (detrás de la estación Plaza de Armas).

Cada año cientos de personas se apuntan a unas clases de iniciación o perfeccionamiento que les aporta los instrumentos necesarios para poder deslizarse por la ciudad sin problemas. "Son muchos los padres que comienzan inscribiendo al niño y cuando ven lo que hacen terminan apuntándose", dice Antonio que reclama de cara al verano una fuente para que puedan refrescarse en las clases. Una petición que insiste llevan reclamando varios años, al igual que la ampliación de la pista. Un proyecto que "desafortunadamente está bastante abandonado", lo que se contradice con una creciente afición por moverse en la ciudad sobre ruedas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios