Dos tercios de la población carecen de biblioteca en sus barrios, según el PP

  • La oposición denuncia que la capital dispone de 25 centros menos de los que le corresponden por ley y que no hay cobertura en Macarena, San Pablo, Nervión y Los Remedios

Colegios, instalaciones deportivas, parques y zonas verdes y, ahora, bibliotecas. El balance del trabajo de campo que ha realizado el grupo del PP sobre la red de bibliotecas municipales refleja una realidad preocupante no sólo en la calidad del servicio, sino sobre todo en el grado de cobertura poblacional que, visto de modo inverso, se traduce en la dificultad real de acceso de los ciudadanos de determinados barrios a los libros, prensa diaria, material digital e internet que se cuentan entre la oferta bibliotecaria.

El portavoz del PP en Sevilla, Juan Ignacio Zoido, entregó ayer en Alcaldía el estudio que concluye que la capital cuenta con 25 bibliotecas menos de las que debería tener por ley en función de la población, al tiempo que denunció que la docena de sedes abiertas, de las que ninguna funciona como biblioteca central, sólo dan cobertura al 34 por ciento de la población. En el repaso punto por punto que realizó el líder de la oposición subrayó la existencia de distritos completos que no sólo carecen de bibliotecas, como es el caso de Macarena, Los Remedios, San Pablo y Nervión, sino que no figuran en el itinerario habitual de los denominados bibliobuses, autobuses dotados de material bibliotecario que recorre por días determinados barrios.

Según el análisis elaborado por los concejales y técnicos del Partido Popular, la capital incumple el reglamento autonómico de bibliotecas de 1999 y el plan director de 2004 que sientan las bases de la red municipal en función de la población y que recoge una biblioteca por cada 20.000 habitantes. En lugar de los 37 centros reglamentarios, Sevilla cuenta con doce, y además incumple la premisa de tener abierta "una sede central" con un mínimo de 800 metros cuadrados, como recoge la norma. El resto de las sucursales deberían contar con un mínimo de 400 metros cuadrados, cuando lo cierto es que la mayor de las bibliotecas municipales abiertas en la ciudad es la de Blas Infante y ésta no supera los 360 metros.

No sólo en cuestión de espacios abiertos al público. El análisis ha puesto el acento también en la calidad del servicio al denunciar que se incumplen horarios a lo largo de más de cuatro meses al año, en concreto al cerrar en el turno de tarde durante el verano, del 15 de diciembre al 15 de enero y durante la celebración de Semana Santa y Feria de Abril. En lo que respecta a personal, las carencias son manifiestas respecto a lo que recogen el reglamento autonómico y el plan director. Aunque las normas dictan que las bibliotecas deben contar con dos técnicos y dos auxiliares, lo cierto es que ocho centros sólo disponen de un técnico y un auxiliar y que las cuatro restantes sólo disponen de una plantilla de tres personas.

Zoido también habló de fondos y de ratios por centro, una correlación que sólo se cumple en el caso de la biblioteca de la Casa de las Columnas que da servicio a Triana. Las bibliotecas municipales de Sevilla deberían contar, según el estudio elaborado por el PP, con 120.000 unidades en las doce bibliotecas, por lo que si se contara con las 37 que marca la ley habría 375.000 libros -15.000 en la central y 360.000 en el resto-, cuando en realidad solo hay 94.985 unidades.

La "discriminación" por distritos es tal que el PP denuncia que hay cuatro distritos completos sin bibliotecas: Macarena, San Pablo, Nervión y Los Remedios. El censo de necesidades del PP considera que, por distritos, al Casco Antiguo le falta una biblioteca; cuatro al de Cerro Amate; tres al Sur; y dos a Triana, mientras que al Macarena -que le faltan cuatro centros-, Nervión -que le faltan tres-; y Los Remedios -que le falta una-, ni siquiera llega el denominado "bibliobús". El estudio del PP añade que en Macarena Norte falta un centro; tres en San Pablo; dos en Sevilla Este; y una en el distrito Palmera-Bellavista.

Zoido comparó la red bibliotecaria de Sevilla -con una sede por cada 58.000 habitantes y una cobertura del 34 por ciento- con la de Valencia y Zaragoza, con un porcentaje del 82,5 y del 71 por ciento, respectivamente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios