El 'ponemultas' arranca de nuevo en prueba 14 meses después de su compra

  • El vehículo se pone en marcha después de haber vuelto al taller por otra avería

Comentarios 4

El coche ponemultas, adquirido por el Ayuntamiento de Sevilla en noviembre de 2006, comenzará a funcionar esta semana, otra vez en fase de pruebas. Este vehículo policial ha permanecido desde finales del mes de octubre de 2007 aparcado, sin entrar en funcionamiento, en las dependencias policiales de la Isla de la Cartuja, después de que a principios de ese mismo mes saliera del taller por averías.

Tras la corrección de los problemas que afectaron al vehículo -a nivel informático, el coche funciona ya "perfectamente"- y tras un estudio de rutas que se hizo con vistas a una posible redefinición de itinerarios, el ponemultas saldrá de nuevo a la calle para reiniciar las probaturas y la posterior entrada en vigor de las sanciones, explicaron ayer fuentes municipales.

Cuando se subsanaron los problemas, el vehículo circuló varios días por los itinerarios prefijados para proceder a la sanción de aquellos titulares de vehículos en los que se detectaran infracciones con especial incidencia en la doble fila. Días después el vehículo fue almacenado de nuevo en octubre del año pasado, sin que, según fuentes de la Policía Local, existieran instrucciones específicas al respecto. El Ayuntamiento explicó que la detención del vehículo obedecía a un estudio de las rutas con vistas a una posible redefinición de los itinerarios para una mayor incidencia en la detección y punición de infracciones tales como la ocupación de carriles bus-taxi o la localización de puntos con una especial densidad de tráfico. El coche, que costó 72.000 euros y que fue adquirido a Quality, permaneció durante más de nueve meses con problemas del software. El ordenador de a bordo tuvo problemas a la hora de procesar imágenes, al quedarse congeladas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios