Los profesores de la Hispalense vuelven a la huelga en septiembre

  • La convocatoria, que denuncia la precaria situación de los doctores interinos, amenaza la celebración de los exámenes de recuperación

Una de las concentraciones celebradas la pasada primavera, antes de finalizar el curso. Una de las concentraciones celebradas la pasada primavera, antes de finalizar el curso.

Una de las concentraciones celebradas la pasada primavera, antes de finalizar el curso. / m. g.

El personal docente e investigador de la Universidad de Sevilla (PDI) vuelve a la huelga a partir del 4 de septiembre, aunque en esta ocasión "de forma indefinida" ante la "falta de respuesta" de la Mesa Sectorial de Universidades respecto a las reivindicaciones de los ayudantes doctor y contratados doctor interinos, según confirmó ayer Carlos Bueno, representante de este colectivo.

"Parece que no hay voluntad de acabar con la situación de vulneración de derechos y de discriminación que padece este colectivo, aún a pesar de que el Parlamento de Andalucía, a través de todos sus grupos parlamentarios, ha indicado la necesidad de encontrar una solución y el camino de ésta", señaló Bueno.

Los convocantes desean que los profesores de Granada y Málaga se sumen a la convocatoria

Los Profesores Ayudante Doctor (PAD) y Contratado Doctor interino (PCDi) de la Universidad de Sevilla reivindican desde el pasado mes de mayo a través de diferentes movilizaciones y concentraciones su derecho a la estabilidad laboral y "una promoción justa", mediante la adaptación automática de sus contratos a la figura estable de Profesor Contratado Doctor (PCD) para la que están ya acreditados. Tras acceder a sus puestos por concurso público y lograr la acreditación a Contratado Doctor por la Aneca (la agencia externa que evalúa los méritos del profesorado universitario), cientos de profesores se encuentran atascados en una situación de interinidad, con amenaza de perder su empleo y sin posibilidades de promoción desde 2012.

Las tasas de reposición impuestas por el decreto Montoro, el llamado anecazo y el cierre de la Aneca durante dos años han imposibilitado tanto la estabilización del empleo como la promoción interna, y mantiene atrapados a cientos de profesores que ya han superado un concurso público y la exigente acreditación externa requerida para ello.

En la Universidad de Sevilla hay 247 profesores afectados y 800 en toda Andalucía. "Ya tenemos la acreditación para ser PCD y, sin embargo, no nos dejan serlo. La Universidad quiere sacar las plazas a concurso público, cuando nosotros ya hemos pasado por un concurso y hemos sido evaluados, y si no conseguimos la plaza, podemos perder nuestro empleo después de más de 10 años en algunos casos", explicó Carlos Bueno, portavoz de la Asamblea de PAD y PCDi. "Queremos que se nos adapte nuestra acreditación a contratados doctor como han hecho en otros casos, como en los profesores colaboradores. ¿Por qué a otros sí y a nosotros no?, ¿por qué no nos dejan promocionar? Es muy fácil, basta con incorporarlo al convenio", apuntó Bueno. "Nos han cambiado las reglas a mitad del juego y todos los méritos logrados desde 2012 no nos sirven de nada".

El sector estimó una participación del 80% en la huelga de mayo. Ahora no sólo están llamados a la huelga los afectados, sino todo el personal docente e investigador, lo que pone en peligro el buen desarrollo de los exámenes de septiembre, algunos de los cuales pueden ser suspendidos, con el perjuicio que esto supone para los alumnos que han pasado parte del verano preparando sus exámenes de recuperación.

A final de curso, se apreció cierto acercamiento y una voluntad de negociación, pero pasado el verano, la situación se ha enquistado. "Es increíble o al menos difícil de entender que con una huelga anunciada desde mediados de julio no haya habido nadie desde el Rectorado o desde la Junta de Andalucía que haya contactado con nosotros, por lo que interpretamos que esto es una muestra más de absoluta dejadez o falta de voluntad por parte de quienes deben encontrar soluciones justas a los problemas que nos afectan", indicó Carlos Bueno.

Los afectados esperan que algún sindicato se una a la huelga, así como los afectados de otras universidades andaluzas, especialmente los de Málaga y Granada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios