La promotora de Alcosa amenaza con reactivar la galería comercial

  • Los hermanos Cánovas acusan al Ayuntamiento de engañarles con el fin de dilatar un acuerdo y reclaman una indemnización "creíble" a cambio de demoler el edificio

Comentarios 6

Los hermanos Cánovas, vecinos de Alcosa y promotores del centro comercial en obras de la Plaza de los Luceros, situado a menos de dos metros de las viviendas, acusaron ayer a Urbanismo de engañarles "a ellos y a los vecinos" y amenazaron con reiniciar los trabajos de este inmueble si en unos días no reciben una oferta económica "en firme y creíble" del Ayuntamiento como compensación a la interrupción de la obra. Uno de los hermanos Cánovas criticó ayer, en declaraciones a Europa Press, la actitud "dilatoria" de la Gerencia, al tiempo que desmintió las declaraciones del edil de Urbanismo, Emilio Carrillo (PSOE), relativas a que se esté "alcanzando un acuerdo" con los promotores. De hecho, ayer se suspendió la reunión prevista entre ambas partes.

Los propietarios dejaron claro que la obra del centro comercial es "rigurosamente legal", puesto que "responde a la licencia de obras otorgada y está ajustada al proyecto, como no podía ser de otra manera, extremo éste reiteradamente confirmado por los responsables técnicos y políticos de Urbanismo tras las sucesivas visitas de comprobación giradas el pasado mes de enero".

Los Cánovas mantienen que la paralización de las obras es "ilegal y desproporcionada" por motivos "que en absoluto corresponden a las demandas de los vecinos". Aún así, la propiedad sostiene que en las dos reuniones con el gerente de Urbanismo se han sentado a negociar una indemnización a cambio de la demolición total o parcial del inmueble.

La propiedad, por el momento, ha suspendido las acciones judiciales "frente a semejante atropello" porque asegura creer en la "buena fe" de los responsables de Urbanismo. No obstante, critican que la inicial voluntad conciliadora del Ayuntamiento se ha convertido en una actitud de "prolongar" la suspensión de la obra en el tiempo, "al menos hasta el día 9 de marzo", fecha de las elecciones autonómicas y generales. Esta actitud, añade la promotora, está provocando "graves problemas en nuestro entorno, así como amenazas judiciales contra nosotros por parte de la constructora y los compradores de los locales".

Los Cánovas declaran estar "perplejos e indignados" por ver cómo Carrillo "se reparte nuestro edificio con los vecinos y agotan toda suerte de argumentos surrealistas con nosotros con la clara voluntad de no llegar a acuerdo alguno". "Parece razonable pensar que los vecinos y nosotros hemos sido engañados, pues nadie verá la demolición de nuestro edificio en junio. A día de hoy, estamos seguros de la voluntad dilatoria del Ayuntamiento y de que no se va a indemnizar a la propiedad de los enormes perjuicios económicos que se están produciendo", concluyeron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios