La protesta más solidaria

  • Más de 200 médicos residentes se suman a los trabajadores municipales en la Plaza de San Francisco donde convirtieron la donación de sangre en un acto de rebeldía contra los recortes

Comentarios 6

Más de 200 médicos residentes convirtieron ayer uno de los actos más solidarios, la donación de sangre, en un acto reivindicativo. La denominada maratón de donaciones que el Centro de Transfusiones organiza cada año, antes de que llegue el frío, alcanzó ayer cifras récord en la afluencia de voluntarios. A los residentes, que permanecen de huelga desde el pasado lunes contra los recortes en sanidad, se sumaron desde primera hora de la mañana trabajadores municipales que también quisieron protestar ayer donando sangre.

“Los enfermos se lo agradecerán a todos de corazón”, comentó ayer Joaquín Lazo, presidente de la Asociación de Donantes, quien acudió ayer junto a otros seis voluntarios como personal de apoyo a los profesionales sanitarios. “Es el acto de protesta más solidario, donar sangre”, añadió Lazo, quien se mostró orgulloso de los jóvenes, ante la alta respuesta que siempre dan a la hora de donar el denominado medicamento humano, que aún es imposible de fabricar y que salva vidas a diario. “Siempre en las colectas que se hacen en las universidades y ahora con la convocatoria de los residentes, los jóvenes son muy solidarios”, añadió.

Las expectativas de afluencia de público se superaron con creces ayer en la Plaza de San Francisco donde se realizaron las extracciones durante toda la mañana. Los residentes, entre los que se encuentran junto a médicos, psicólogos, veterinarios o farmacéuticos, que trabajan en el SAS llegaron a la hora prevista, a las diez de la mañana. Las colas se formaron de inmediato y, pacientes, aguardaron su turno. A las once y media de la mañana, una hora y media después, muchos aún esperaban en la cola, en ayunas, pero con el mismo entusiasmo.

“Queremos demostrar que no sólo protestamos por motivos económicos, porque nos hayan reducido otra vez las nóminas; protestamos porque nos preocupan nuestros enfermos”, comentan María Eugenia Roldán y Sebastián Roldán, mientras esperan. Donar sangre se transformó así en un acto de rebeldía para protestar contra las administraciones y para ayudar a los enfermos. “Antes de que nos chupen la sangre, la donamos” decía el cartel de estos profesionales sanitarios.

más noticias de SEVILLA Ir a la sección Sevilla »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios