El proyecto del centro sanitario Murillo estará listo en verano

  • La demolición del edificio que albergó el Equipo Quirúrgico finalizará en julio y la construcción del futuro centro, que incluirá Urgencias, comenzarán en 2009

La demolición del edificio que albergó el Equipo Quirúrgico finalizará este verano coincidiendo con la redacción del proyecto para el futuro centro sanitario de Jardines de Murillo, que ocupará la misma parcela en Menéndez Pelayo. Las empresas interesadas en diseñar el centro de Alta Resolución, que se elevará en el solar que dejará el Quirúrgico, tienen de plazo hasta el próximo 5 de mayo para presentar sus propuestas en el concurso público convocado por el Servicio Andaluz de Salud.

Los operarios de Construcciones y Excavaciones Erri-Berri se afanan desde ayer en la demolición del edificio, cuya estructura quedó gravemente afectada por un incendio acaecido en el verano de 2006. Estas obras suponen un coste de más de 240.000 euros y de cumplirse las previsiones culminarán en tres meses.

También será en julio cuando previsiblemente se conozca la firma de arquitectura que se encargará del diseño del nuevo inmueble de salud, cuyas obras se iniciarán a principios de 2009. Juan Tomás García, subdirector de gestión sanitaria en el SAS, explicó ayer que "el centro de Alta Resolución tendrá tres pilares claves: ofrecerá Atención Primaria o ambulatoria; atención especializada, con consultas externas e intervenciones quirúrgicas; y tendrá una puerta de Urgencias las 24 horas". Estos dispositivos sanitarios permitirán descongestionar a los cuidados críticos y urgentes en los dos hospitales (Virgen del Rocío y Virgen Macarena) en un punto estratégico de la ciudad e intermedio entre ambos centros hospitalarios.

Por su ubicación el futuro ambulatorio atenderá a la población del centro y del entorno del Prado -12.000 vecinos- mientras que la cobertura del centro de especialidades será mucho más amplia -100.000 vecinos- ya que asumirá a pacientes del área del Hospital Virgen Macarena. Esta atención se desarrollará en acto único, es de decir, en un mismo día el paciente acudirá al especialista y se le realizarán todas las pruebas diagnósticas. Las intervenciones quirúrgicas serán de cirugía mayor ambulatoria. También se practicarán operaciones menores y reanimación. Para estos servicios, el SAS ha previsto una plantilla de cien profesionales.

La zona de Urgencias estará equipada para realizar reanimación cardiopulmonar avanzada, contará con un dispositivo de apoyo diagnóstico con electrocardiograma, radiología, analítica y una zona de conservación con seis puestos. También contará con una sala de observación y monitorización, que se completará con dos equipos móviles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios