El proyecto del puente de la Cartuja abre un frente entre la Junta y el Ayuntamiento

  • El equipo de Zoido insiste en la "absoluta necesidad" de la infraestructura para evitar un colapso de tráfico mientras el gobierno autonómico se opone y apuesta por fomentar el transporte público

Comentarios 24

La última batalla entre la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla se está librando a cuenta del puente proyectado por el alcalde, Juan Ignacio Zoido, sobre el río a la altura de la Torre Pelli para paliar los problemas de tráfico que, presumiblemente, se originarán cuando el rascacielos abra sus puertas dentro de año y medio. Ante la negativa de la administración autonómica de autorizar la construcción de este puente para vehículos privados y públicos, el Ayuntamiento recordó ayer la "absoluta trascendencia y necesidad" de una infraestructura que tiene la financiación "garantizada al cien por cien".

El portavoz del equipo de gobierno municipal, Francisco Pérez, advirtió que aún "se está a tiempo" de dar una solución a la situación de movilidad que generará la Torre Pelli cuando se abra, para lo que ve "prioritaria" la autorización de la nueva estructura sobre el Guadalquivir. El popular no entiende las pegas al puente por parte de la Junta debido a que "no estamos pidiendo dinero", y a que existe un claro ejemplo de este tipo de infraestructura en la misma Isla de la Cartuja, "unos metros más allá de esta que queremos construir", como es el puente peatonal que más tarde permitió vehículos y que además se encuentra justo en frente del Monasterio de Santa María de las Cuevas, Bien de Interés Cultural (BIC). Por último, recordó que desde el Ayuntamiento se han entregado "todos los informes" requeridos, pero advirtió que "no puede haber un informe de impacto visual del puente porque no hay proyecto y no se puede hacer un proyecto hasta que no se autorice por parte de la Junta".

La Junta aseguró ayer que el último informe, que según el Ayuntamiento presentó este jueves, no consta ni en la Consejería de Fomento ni en su Delegación Territorial en Sevilla. El viceconsejero de Fomento y Vivienda, José Antonio García Cebrián, insistió en cualquier caso en que "el modelo de movilidad sostenible y eficiente que defiende la Junta pasa por ofrecer alternativas al uso del automóvil". Además, recordó que el Plan de Transporte Metropolitano de Sevilla y el PGOU recogen expresamente para este espacio la construcción de una pasarela compartida para el peatón y el transporte público, todo lo contrario de lo que reclama el equipo de Zoido. El área de Fomento, dirigida por Elena Cortés (IU), reclamó también a la ministra Ana Pastor que cumpla con su compromiso de ampliar la red de Cercanías de la Cartuja hasta Torretriana para garantizar la accesibilidad a la zona sin incrementar el uso del coche.

La principal conclusión de ese último informe que el Ayuntamiento dice que ha remitido y que la Junta asegura que no ha recibido, es que cuando el rascacielos esté concluido y ocupado podría provocar un colapso de tráfico en Torneo, Arjona y Paseo de Colón por la saturación del Puente del Cristo de la Expiración (el tráfico aumentaría unos 3.000 coches al día). En el documento, que ha sido elaborado por el Centro de Control de Tráfico y la Delegación de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento, se apuesta por una reordenación del viario y muy especialmente por la construcción de infraestructuras como el nuevo puente sobre el río. Puntualizan que el puente es necesario debido a que la mayoría de las medidas que prevé el PGOU para mejorar la movilidad en la zona se encuentran paralizadas, como es el caso de la mejora de la red de cercanías, las construcción de las líneas 2 y 4 del Metro, o la construcción de una plataforma reservada de transporte público entre Camas y Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios