Las pymes muestran su vigor en Lora

  • Ayer se inauguró la II Muestra Mecaxati, con una variada oferta de comercios y empresas localesl Mercaxati 2008 Calle Guadalora. Desde el día 24 hasta el día 27 de abril.

"La salud de la economía de un pueblo se mide por las pequeñas y medianas empresas", afirmaba Ángel Cárceles Díaz, gerente de Sodel (Sociedad del Desarrollo Empresarial de Lora del Río). De ahí que, aunque en Lora las grandes firmas sean fundamentalmente las agroalimentarias, que encuentran su foro en Agrovega, también exista un espacio para las pequeños comercios e industrias loreños, Mercaxati, que en 2008 cumple su segunda edición.

Son 27 empresas, todas locales, que ocupan 40 expositores, las que participan en la feria que se inauguró ayer y que permanecerá en la calle Guadalora, una zona muy comercial de por sí, hasta el próximo domingo.

Las hay desde jardinería, "antiguas floristerías que han ido creciendo y que, con los nuevos tiempos, ahora se ocupan de mantenimiento de parques y jardines privados", según comentaba Ángel Cárceles, a inmobiliarias que reflejan el desarrollo urbanístico de la localidad, sobre todo por "su parte sureste y hacia el polígono industrial", explicaba el gerente de Sodel, que se corresponde con el lento pero firme incremento de la población de Lora, que roza ya los 20.000 habitantes.

A este incremento contribuyen los inmigrantes, en concreto una nutrida comunidad de ciudadanos de Europa del Este, entre los que destacan los lituanos (aproximadamente 40). "Un ejemplo de buena integración, que incluso ya tienen sus propios negocios", destacaba Ángel Cárceles.

Dos de estas lituanas, Ligita y Jolita, muestran el suyo en Mercaxati 2008. Se trata de Lele, una juguetería y a la vez empresa de animación de fiestas para niños, en la que los padres tienen un parquecito para dejar a los niños mientras hacen sus compras.

Jolita, a la que llaman Yoli, llegó hace 8 años a Lora del Río y fue, afirma, junto con otra compatriota, la primera lituana en hacerlo. Durante un año se dedicó a las tareas del campo, pero luego lo dejó. "Todos lo dejan". Ligita, que reside en Lora desde hace cuatro años, no ha tenido que hacerlo.

Ahora tienen su propio negocio, aunque Jolita no está muy contenta. "Todo lo que cuesta más de dos euros es difícil de vender, por eso hay tantos bazares chinos", asegura. Y añade que sus mejores clientes son "los emigrantes catalanes o de otros lugares que vienen a visitar a sus familiares en Lora. Los puentes y fiestas son épocas muy buenas".

Si Jolita y Ligita son loreñas relativamente nuevas, las nueve panaderías que se unieron hace cinco años en el Horno Axati, comenta su gerente, Enrique Gallego, han sido heredadas de padres, abuelos y bisabuelos. "Algunas se remontan al siglo XIX", asegura.

Además de su antigüedad, se identifica la variedad de sus productos, con más de cien referencias de pan y otras de pastelería: bobas, pan de cuadritos, cortijeras, molletes, toreritas, chapatas, pan relleno de chorizo, de salchichón, de aceituna y cebolla, de salchichón con tinto... Y por hacerse, apunta Enrique Gallego, "como se hacía antiguamente. Pan de miga dura, con harina, levadura, sal y agua". De momento, su éxito se refleja en que tienen puntos de venta en numerosos pueblos de la zona, como Alcolea, Carmona, Tocina, Palma del Río, Peñaflor, Puebla...

En Mercaxati hay moda, bisutería, internet, muebles, electrodomésticos... Pero también hay lugar para la acción social en Mercaxati, como se puede comprobar en el stand del Taller ocupacional Siete Villas, donde se pueden admirar las artesanías realizadas por 25 jóvenes con diversas discapacidades, y que están a la venta hasta el domingo en el mercado de las pymes de Lora del Río.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios