Los separadores de hormigón de los carriles bus serán eliminados

Comentarios 0

La concejalía de Movilidad que dirige el socialista Francisco Fernández está trabajando para sustituir los actuales separadores de los carriles reservados para autobuses y taxis, fabricados con hormigón y hierro, por otros nuevos que provoquen menos daños a los vehículos y, en segundo lugar, en ampliar la anchura de los carriles a dimensiones similares a las de otras grandes capitales. Según ha podido saber este periódico, el cambio está previsto que se aplique cuando algunas grandes avenidas de Sevilla tengan sentido único, una medida que se espera para dentro de un año, al menos.

Lo que no se sabe aún es si Movilidad optará finalmente por volver a colocar los separadores originales tal como los diseñó la empresa ganadora en el concurso público: hechos a base de inyección de resina y vidrio. Este material absorbía el impacto de los vehículos sin causar daños a la carrocería ni riesgo para las personas y sin desintegrarse en trozos, lo contrario de lo que sucede ahora con el hormigón.

Estas barreras de hormigón están generando demasiada polémica. En primer lugar, la lista de vehículos empotrados contra estos elementos asciende a medio centenar sólo en lo que va de año, según datos de la Policía Local publicados el jueves por este periódico. Lo peor es que los coches quedan destrozados e inservibles tras el impacto.

A ello se suma la denuncia que presentó el pasado octubre ante la Gerencia de Urbanismo la empresa que diseñó en origen las piezas y que ganó en enero de 2005 el concurso público. Negocios y Montajes Andaluces denunciaba que los materiales con que se están fabricando los separadores actuales no tienen nada que ver con el diseño ganador.

Movilidad respondió a esta denuncia al día siguiente alegando que, una vez que adquirió los derechos de explotación sobre el modelo ganador, puede aplicar las variantes que quiera sobre el modelo original. Fuentes del área añadieron que se reservaban el derecho de emprender acciones legales para defender sus intereses.

Fuentes de Movilidad no quisieron ayer confirmar ni desmentir la noticia de la eliminación de los actuales separadores y sólo afirmaron que de momento el área ha decidido guardar silencio sobre este tema. Este mismo mutismo se repite cada vez que un coche choca con los separadores del carril, algo que sucede cada semana.

El silencio de Movilidad sorprende más, si cabe, porque la rotura de los separadores no sólo afecta a los conductores privados, sino también a los autobuses urbanos de Tussam, un servicio municipal gestionado por el área de Francisco Fernández. La representación sindical en el comité de seguridad y salud laboral de Tussam mostró ayer a este periódico su preocupación por el peligro que supone la frecuente rotura de los separadores para la circulación de los autobuses, ya que el conductor tiene que ir pendiente de si hay tornillos sueltos en el carril bus o trozos de hormigón hechos añicos para evitar pinchazos.

más noticias de SEVILLA Ir a la sección Sevilla »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios