Un servicio amenazado por los impagos de la administración

  • El retraso en los pagos de la Junta a las empresas encargadas de su gestión se produjo en las mensualidades del segundo trimestre de 2012.

El cierre de la unidad de día de Ciudad Jardín viene precedido por los retrasos en los pagos de la Junta a las empresas encargadas de su gestión. Esta demora provocó una asfixia económica en los 83 centros que atienden a casi 2.000 ancianos dependientes en la provincia de Sevilla. Como ocurriera con la guarderías de convenio, el retraso se produjo en las mensualidades del segundo trimestre de 2012 ante la falta de liquidez de la administración, lo que provocó un gran malestar entre los trabajadores que secundaron protestas ante la Consejería de Salud y Bienestar Social.

El precio de una plaza diurna es de 800 euros, de los que los usuarios sólo pagan entre el 30% y el 40% (según su pensión) y el resto, la Junta. Muchas empresas tuvieron que recurrir a créditos bancarios para pagar a sus empleados y proveedores y algunos hicieron uso de ayudas familias ante la negativa de las entidades financieras a conceder el préstamo. Pese a que Bienestar Social solucionó en parte este problema, aún no se ha puesto al día en todos los pagos, como confirmaron trabajadores de la unidad diurna de Ciudad Jardín, que aseguraron que se les debe la nómina de septiembre.

Otra polémica que precede a este cierre es la próxima clausura de la residencia de ancianos de Montequinto, cuyos usuarios se reubicarán en los centros públicos de Heliópolis, Dos Hermanas y Marchena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios