El sindicato de la Policía asegura que "todo está parado" en la Ranilla

  • El presidente del Sppme confirma que el Ayuntamiento no ha informado de las razones y dice que las instalaciones actuales están "yendo a peor".

La central del Sindicato Profesional de Policías Municipales de España (Sppme) en el Ayuntamiento de Sevilla ha confirmado que a día de hoy "todo está parado" en relación a la prevista mudanza a las instalaciones de la nueva sede de la Delegación de Seguridad y Movilidad y de la Policía Local de La Ranilla, que según las últimas estimaciones del Consistorio hispalense empezarían en torno a mediados de noviembre.

El presidente del Sppme en el Ayuntamiento, Manuel Bustelo, ha indicado que "no se vislumbra nada" y que por parte de la administración local no se ha informado de las razones de esta ralentización al sindicato, a pesar de que "seguimos con unas instalaciones pésimas que cada año van a peor". 

La última estimación, trasladada a los representantes sindicales, obedecía a que el edificio debía aún recibir los suministros y las inspecciones de los delegados sindicales de Prevención, trámite con el objeto de constatar si las dependencias reúnen las características necesarias para una labor en buenas condiciones del personal destinado.

En este sentido, desde los sindicatos ya se aludieron a algunos cambios realizados sobre el planeamiento original que podrían suponer problemas para los trabajadores, como el hecho de que con las divisiones previstas haya estancias que puedan quedar sin aire acondicionado o sin la suficiente iluminación y ventilación.

La Policía Local inició un dispositivo de vigilancia de la sede, cuyos trabajos ya fueron sido recepcionados; no obstante, ya se confirmó que la construcción se reformaría para acoger la galería de tiro, una de las peticiones realizadas por la central del Sppme y que no estaba recogida en el proyecto original.

Así lo confirmó Bustelo, que expuso que la estructura se modificaría para incluir junto a la zona de calabozos la galería, una obra "importante" que, no obstante, debería ir acompañada, a juicio del sindicato, por la Escuela de Policías, una estructura sin ubicación fija y que actualmente se encuentra localizada en la zona de Rochelambert.

En cuanto a las condiciones del edificio, "aún falta bastante tela por cortar", según Bustelo, que confirmó que la seguridad del edificio "deja bastante que desear", dado que, en opinión del Sppme, el perímetro de seguridad establecido es insuficiente, algo que sólo podría corregirse "comiendo acerado, algo que no sabemos si es posible".

La mudanza, según lo que se estableció, comenzaría con la unidad Charly II, y posteriormente se trasladaría la unidad Charly I -ubicada actualmente, al igual que la anterior, en la Isla de la Cartuja-, siendo éste el servicio del que depende el centro de transmisiones; al no contemplar la compra del nuevo mobiliario, el traslado inicialmente se llevaría a cabo con los muebles antiguos. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios