Cinco subsaharianos denuncian a un policía nacional por maltrato

  • La asociación Pro Derechos Humanos lleva al juzgado una presunta agresión contra tres cameruneses, uno de ellos minusválido, y dos chadianos en Sevilla Este.

Comentarios 60

La asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (Apdha) presenta una denuncia contra un policía nacional por una presunta detención ilegal y malos tratos de cinco subsaharianos, uno de ellos minusválidos. Los hechos ocurrieron el pasado 17 de marzo en los aparcamientos del centro comercial Carrefour de San Pablo, en Sevilla Este, donde se encontraba un grupo de africanos bebiendo cervezas y coca-colas. Cuatro de ellos vivían en el Centro de Acogida al Refugiado situado a escasos metros del lugar en el que se produjo el altercado.

Según la denuncia de Apdha, entre las cuatro y las cinco de la tarde apareció un policía nacional en moto que se dirigió a los subsaharianos de manera altiva, espetándoles la frase "ustedes los negros no tienen que beber aquí en la calle". Al responderle los africanos, el agente continuó diciéndoles: "Si no te gusta lo que estoy diciendo, negro de mierda, vete a tu país", siempre según la versión ofrecida este jueves en rueda de prensa por esta asociación.

El minusválido, François Bayiga, natural de Camerún, contestó al policía asegurándole que llevaba muchos años viviendo en España y que consideraba que este era su país. La denuncia refleja que el policía pidió la documentación a los inmigrantes y fue precisamente François el primero en entregársela. El agente se la guardó en el bolsillo sin mirarla y el africano le pidió que se la devolviera. En ese momento el policía solicitó refuerzos a sus compañeros diciendo que "estaba siendo agredido por un grupo de negros".

"Acto seguido la emprendió a golpes con François, le torció el brazo y lo tiró al suelo (…). Siguió maltratándolo, le partió la muleta, le quitó la camisa y tirando de los pies le arrancó las dos prótesis de las piernas y con ellas se fueron los pantalones, quedando totalmente desnudo a la vista de la gente. En esta situación estuvo durante unos cinco minutos y mientras tanto llegaron unos 20 coches de policía".

Otros dos extranjeros realizaron fotos con sus teléfonos móviles. Al darse cuenta que les estaban grabando, los policías trataron de quitarles estos aparatos. Uno de ellos, Mathial Efo, de Chad, logró llegar hasta el Centro de Acogida al Refugiado y lanzó su teléfono para que lo recogiera una compañera antes de que él fuera detenido. Las imágenes captadas por Mathial Efo son las que se reproducen en esta página.

Otro inmigrante, Ammed Yoiwa, entró en el centro pero fue detenido allí por dos policías. Según la denuncia, le dieron golpes en la boca, la cabeza y las manos, fruto de los cuales sufrió la rotura de tres dientes. Dos detenidos más, Georges Ngue Bounal y Ferdinand Zantsa, aseguran haber sufrido golpes de porra en las rodilla y pierna izquierdas el primero y en la boca el segundo.

Los cinco subsaharianos fueron arrestados y trasladados a los calabozos de la Jefatura Superior de Policía, en Blas Infante, donde sostienen que no les ofrecieron de beber ni les permitieron ir al servicio. "A uno le dieron un vaso de plástico para que orinara en él, otro tuvo que hacerlo en un rincón del calabozo y otros aguantaron hasta que los llevaron al juzgado al día siguiente", expuso este jueves Juan Vázquez, de Pro Derechos Humanos. Tras ser trasladados a disposición judicial, el juzgado decretó su puesta en libertad.

Actualmente están acusados de un delito de atentado a la autoridad, que les ha conllevado la expulsión inmediata del Centro de Acogida al Refugiado, lo que a algunos les ha supuesto tener que pasar noches en la calle. La abogada Pastora Filigrana, que pertenece al grupo de juristas 17 de marzo y que representa a los africanos, considera que el policía responsable de esta intervención puede ser el presunto autor de un delito contra la integridad moral, otro de detención ilegal y varias faltas de lesiones.

Carlos Serrano, miembro de la plataforma contra la violencia institucional hacia los inmigrantes, pidió a las autoridades que no realicen detenciones basadas sólo en el perfil étnico de las personas y recordó la sentencia que absuelve a unos manteros detenidos por la Policía el año pasado en el centro comercial Nervión Plaza.

Este periódico se puso en contacto con la Jefatura Superior de Policía para ofrecer su versión de los hechos. Sin embargo, al tratarse de un asunto que se encuentra inmerso en un proceso judicial, la Jefatura optó por no realizar ninguna declaración al respecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios