El 'supporter' queda en libertad y denunciará a la Guardia Civil

  • El juez no impone medidas cautelares al ultra detenido el sábado en Matalascañas tras permanecer dos semanas fugado.

El coche calcinado en Sanlúcar la Mayor. El coche calcinado en Sanlúcar la Mayor.

El coche calcinado en Sanlúcar la Mayor. / m. g.

Comentarios 4

El juez de La Palma del Condado dejó este lunes en libertad a Manuel H. P, el supporter detenido el pasado sábado en un bar de Matalascañas mientras veía el partido entre el Betis y el Osasuna. Manuel H. P. estaba fugado desde el pasado 2 de marzo, cuando presuntamente protagonizó una persecución con la Guardia Civil desde Sevilla hasta Benacazón, en la que habría intentado arrollar a un agente del instituto armado. Sobre él pesaba una orden de alejamiento de la capital andaluza desde que fue detenido y encarcelado por una presunta agresión ocurrida en la calle Trastamara, que la Policía tramitó como delito de odio al entender que se trataba de un ataque homófobo. La persecución terminó en un camino rural de Benacazón, de donde es natural. El coche en el que iba, un vehículo alquilado, apareció calcinado poco después en un campo de Sanlúcar la Mayor.

Se le imputan cuatro delitos: el quebrantamiento de la medida de alejamiento, el atentado a agente de la autoridad, un delito de daños y otro contra la seguridad vial. Manuel H. P. declaró ante el juez y ofreció su versión de los hechos, según informaron este lunes a este periódico fuentes judiciales. En ella dijo que llegó una calle en la que había un coche en doble fila, que no podía parar y frenó. El guardia venía detrás de él con la moto y, según su versión, se cayó. Acto seguido, el agente se habría levantado y le habría disparado por la espalda. Después de recibir el disparo, se grabó un vídeo en el que aparecía cómo le extraían la bala, alojada muy cerca del hombro. El vídeo puede verse en este enlace.

Manuel H. P. contactó este lunes con este periódico para "defenderse y limpiar" su imagen, ya que entiende que las acusaciones de las Fuerzas de Seguridad hacia él son inciertas. Recalcó que prueba de ello es que el juez lo ha dejado en libertad sin fianza y sin ni siquiera imponerle la obligación de comparecer periódicamente en los juzgados, sino sólo la de acudir cuando sea citado. Aseguró que en los próximos días presentará una denuncia contra el guardia civil que le disparó y que puede demostrar que lo hizo sin antes disparar al aire. Negó que la agresión por la que fue detenido el pasado mes de noviembre fuera de carácter homófobo y agradeció las numerosas muestras de apoyo que ha recibido de amigos y grupos ultras de distintos lugares de España, que se han manifestado y fotografiado en diferentes ciudades posando con pancartas de apoyo.

También explicó que fueron más de 30 los guardias civiles que acudieron a detenerle la noche del pasado sábado, después de que fuera visto por un agente libre de servicio en un bar de Caño Guerrero en el que estaba viendo el partido que enfrentó al Betis y al Osasuna. También quiso dejar claro que durante el tiempo que ha permanecido en las dependencias de la Guardia Civil ha recibido un buen trato por parte de los agentes, si bien insistió en que denunciará en los tribunales al guardia civil que le disparó.

más noticias de SEVILLA Ir a la sección Sevilla »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios