La sustitución de un profesor tarda cinco veces más por los recortes

  • La federación de AMPA públicas critica los efectos de la política de austeridad del Gobierno central.

Comentarios 9

Hasta hace dos cursos, si un docente se daba de baja se esperaba una media de tres días para esperar su sustituto. Ahora esta demora se ha quintuplicado. Así lo afirma la federación de asociaciones de padres de alumnos de colegios públicos (AMPA) Fampa Nueva Escuela, que hace responsable al Gobierno central por la política de austeridad aplicada, entre otros, al sector de la enseñanza. Dicha aseveración se basa en la encuesta realizada entre las AMPA asociadas a la federación, de las que la gran mayoría confirman este retraso que perjudica a los estudiantes.

Según los datos del citado estudio, el 65% de los centros consultados aseguran que durante los dos primeros trimestres de este curso la comunidad educativa ha esperado más de 15 días naturales en recibir un docente que cubriera la baja de otro. Esta respuesta se ampliaba con datos como el de que la demora depende en muchos casos de la asignatura y que las primeras bajas se cubren con personal de apoyo.

En este sentido, la federación recuerda que este curso se inició con unas "instrucciones" de la Dirección General de Recursos Humanos de la Consejería de Educación sobre la tramitación de sustituciones del profesorado. En estas indicaciones se instaba a los directores a "no cumplimentar el formulario para solicitar la sustitución de un profesor hasta que hayan transcurrido 10 días lectivos desde el hecho causante de la ausencia". La restricción es una consecuencia del Real Decreto-Ley 14/2012 del 20 de abril del pasado año, concerniente a las medidas urgentes de racionalización del gasto público en el ámbito educativo. En el artículo 4 de dicha ley se establece que "la sustitución transitoria de los profesores titulares se producirá únicamente después de 10 días de que se produzca la baja".

Esta restricción ha venido, según Fampa Nueva Escuela, a anular el sistema de sustituciones que la Consejería de Educación había implantado en el curso 2009/10 para agilizarlas. El nuevo modelo se llevó a cabo de forma experimental en varios centros de la provincia un curso antes y después de las numerosas críticas de padres de alumnos por la tardanza que se producía en cubrir la ausencia de un docente, que en algunos casos llegaba a ser hasta de meses.

Para ello, a principios de curso la Junta asignaba a cada centro una bolsa de horas de sustituciones con las que la dirección de cada colegio e instituto hacía frente a las bajas. Este sistema tenía doble intencionalidad: por un lado, concienciar a la comunidad educativa del coste de las sustituciones, y, por otro, al ser una bolsa limitada, intentar que las bajas de corta duración fueran cubiertas con personal del centro.

El sistema logró que la espera media de un nuevo profesor fuera sólo de tres días, un tiempo que ahora llega a los 15 días, según denuncia la federación sevillana de AMPA públicas. Para la Fampa Nueva Escuela, "los derechos han sido borrados por un Real Decreto-Ley que no permite la negociación ni respeta los avances en la comunidad educativa", por lo que exigen a las administraciones que antepongan en los Presupuestos "las condiciones necesarias para una enseñanza pública, laica y de calidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios