Universidad · Avance del rendimiento académico de los estudiantes

Menos de un tercio de los universitarios aprueban la carrera en cuatro años

  • La Hispalense y la Olavide son las universidades de Andalucía con la tasa de éxito más baja

  • El 28% de los alumnos de la Universidad de Sevilla abandonan sus estudios

Comentarios 2

Menos de un tercio de los estudiantes sevillanos logran terminar la carrera universitaria en los cuatro años estipulados por el Plan Bolonia, que entró en vigor en el curso 2011-2012. Las dos universidades públicas de Sevilla presentan los datos más bajos de Andalucía y también se sitúan entre los últimos puestos a nivel nacional, según indica la Fundación Conocimiento y Desarrollo (CYD) en su último informe publicado en febrero y titulado Las universidades españolas. Una perspectiva autonómica 2017.

En la Universidad de Sevilla, sólo el 27% de los estudiantes logran su título en el tiempo previsto. Se trata del segundo dato más bajo de Andalucía, sólo por delante de la Universidad Pablo de Olavide (UPO), que presenta una tasa de idoneidad (porcentaje de estudiantes que finalizan la titulación en el tiempo teórico previsto) del 22,3%. A nivel nacional, la Hispalense se sitúa en la posición 65 de las 74 universidades españolas analizas.

Gráfico del comportamiento de los estudiantes Gráfico del comportamiento de los estudiantes

Gráfico del comportamiento de los estudiantes / Departamento de Infografía

Si se le da un año de tregua a los estudiantes, el porcentaje de aprobados aumenta, pero tampoco llega a la mitad del alumnado. En la Universidad de Sevilla, el 39% de sus estudiantes logran el título después de cinco años, un curso más de lo estipulado para los grados en el Plan Bolonia (con algunas excepciones, como Medicina).

En el caso de la Universidad Pablo de Olavide, sólo el 22,3% de los estudiantes de grado logran el título en el tiempo previsto. Se trata de la universidad andaluza con la tasa de idoneidad más baja. La institución a cargo del rector Vicente C. Guzmán también se sitúa entre los últimos puestos a nivel nacional; en concreto, en la posición 65 de las 74 universidades españolas analizadas. La situación cambia si se observa a los alumnos que aprueban en cinco años. En este caso, la tasa sube hasta el 42,4%, la tercera más alta a nivel andaluz, según indica el informe, que analiza datos del curso 2014-15 y 2015-2016.

Desde la UPO explican la baja tasa de idoneidad que señala el informe de la Fundación CYD en el hecho de que la Olavide cuenta con una proporción muy alta de estudiantes de dobles grados. "Estas titulaciones tienen una duración de cinco años o cinco años y medio. Esta excepción no viene recogida en las estadísticas, ya que, a efectos de matrícula, estos estudiantes figuran como matriculados en dos grados de 4 años simultáneamente", comentan desde la Olavide. En el curso 2016-2017, la UPO ofreció 20 grados simples y 10 dobles grados.

La Universidad de Sevilla, que cuenta con el mayor número de alumnos matriculados de toda Andalucía, tampoco sale muy bien parada en el análisis del desempeño académico, que la Fundación CYD calcula en función de los créditos aprobados y los matriculados. La tasa de rendimiento académico de los alumnos de la Hispalense es del 73,6%, la más baja de todas las universidades andaluzas, públicas y privadas. A nivel nacional, la Universidad de Sevilla vuelve a estar en la cola y en una peor situación que en la tasa de idoneidad. La institución académica ocupa el puesto 73 de las 79 universidades analizadas.

La Universidad de Sevilla duda de la veracidad del informe de la Fundación CYD, que preside Ana Botín y tiene como patronos al Grupo Santander, Telefónica, Iberdrola, Prisa, Cuatrecasas o la Cámara de Comercio de España, entre otros. Esta fundación lleva desde 2004 publicando estudios sobre la situación social y económica de las universidades españolas. "El informe es bastante ambiguo en la procedencia y en el uso de los datos y tiene una rigurosidad relativa. No sabemos dónde valorar y contrastar los datos que publican", comentan desde la Hispalense.

Por lo general, Andalucía no presenta buenos datos en el rendimiento académico. Su tasa es del 76,5%, un punto porcentual por debajo a la media nacional. Sólo Murcia, Galicia y Canarias tiene peores datos que Andalucía; mientras que Navarra lidera el ranking con una tasa del 86,4%, diez puntos más que Andalucía. Son los datos de la Pablo de Olavide y la única universidad privada que existe en la comununidad autónoma, la Universiad Loyola Andalucía los que permiten a Andalucía subir su media. El rendimiento académico de los alumnos de la UPO es del 82,1%, la más alta de la región; mientras que el de la Loyola es del 81,3%.

El profesorado lleva años quejándose del bajo nivel académico con el que llegan los jóvenes a la Universidad, así como de su falta de motivación e interés por aprender. Muchos opinan que el Plan Bolonia no ha hecho más que disminuir más aún el nivel formativo de las diferentes titulaciones.

La situación mejora cuando se trata de los másteres oficiales. El rendimiento académico de los alumnos de máster de la Universidad de Sevilla es del 90,8% y del 95,8% en el caso de la Olavide, ambos casos por encima de la media nacional (88,7%). En este caso, hasta el 83,5% de los alumnos de la UPO terminan su posgrado en el tiempo previsto (un año). Sólo Granada tiene un dato más alto (84,3%).

En cuanto a la tasa de abandono, el 28% de los alumnos de nuevo ingreso de la Hispalense abandonan su carrera en los tres primeros años. Este dato es mayor en el caso de los estudiantes de másteres, donde la tasa de abandono es del 30,8% frente al 14,7% que presenta la Universidad Pablo de Olavide.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios