Sevilla

Todo el turismo rural dentro de dos pabellones

  • Ferantur 2008 se inauguró ayer en Fibes con una inagotable oferta de ocio, gastronomía, cultura e información sobre posibilidades turísticas en el campo

Si de aquí al domingo acude usted a Ferantur, y lo tiene bastante fácil -cinco euros la entrada, los niños menores de 12 años entran gratis- se encontrará con el dilema si hacerlo libre de cualquier tipo de impedimento que le obstaculice para disfrutar de las múltiples actividades (gratuitas) que en ella se organizan o provisto de algún medio para acumular la ingente cantidad de información que sin duda acumulará tras un paseo por los casi 15.000 metros cuadrados de exposición, más otros 6.000 en el exterior.

Nada menos que 800 expositores y coexpositores participan en esta cita que ayer todavía estaba calentando motores. Por ejemplo, la jaula del Zoológico de Guillena-Las Pajanosas, Mundo Park, estaba aún vacía por la mañana a la espera de los permisos para la llegada de un tigre y un león. A cambio, en el stand del otro pabellón tenían una muestra de su colección entomológica -con unas bellísimas mariposas- e información sobre un zoológico "moderno" que pone su acento en la investigación y cría en cautividad, explicaba su director, Iñaki Hernández.

La jaula se encontraba en el Pabellón 2, junto al gigantesco espacio de deporte activo y de aventura que la empresa Overlimit ha montado. Allí han reproducido, explicaba su gerente, Nacho Murube, el ecosistema de la Dehesa el Campillo (en la carretera de Aznalcóllar al Castillo de las Guardas), olivo y encinas incluidos, ofreciendo actividades gratuitas que van desde el tiro con arco a saltos con elásticos, pasando por un circuito de bicicletas de montaña, espectaculares partidas de paint ball, simulación de kite y wind surf...

Compañero de Nacho y de su hermano, el inolvidable Alfonso -a quien le dedica todo el montaje- en el Monte Ciencias de rugby fue José Ramón Canijo Núñez, cuyos alumnos del curso de técnico superior de animación de actividades físicas y deportivas del I.E.S. Juan de Mairena fueron de los primeros en probar las actividades de Overlimit. "Es importante para ellos porque suelen encontrar trabajo en las empresas de turismo activo. Actualmente, este ciclo superior tiene muchas salidas", afirmaba el que fuera tercera línea y capitán del Ciencias.

Unos metros más allá el panorama cambiaba absolutamente y un artesano de la serranía de Ronda talla piezas de madera cerca de donde Carmen Romero, del restaurante los Tulipanes de El Coronil, realiza una exhibición de cocina en vivo: un revuelto de la casa que lleva de casi todo. Mientras, en una pantalla se proyectan imágenes de su pueblo, que tiene atracciones turísticas "como el castillo, el ayuntamiento, pero sobre todo la gente, que es muy acogedora", dice Carmen, quien proyecta abrir un hotelito rural.

Los más de 50 grupos de desarrollo rural, englobados en el stand de la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía y la Dirección General de Industria Agroalimentaria, completan el pabellón con ofertas como el aceite de la zona almeriense de Tabernas o el museo de la miel y las abejas -presidido por el inventor de la apicultura, el rey Gárgoris de Tartesos- de Portillo (Jerez de la Frontera), aguardiente y licores de Baena -de 55 a 16 grados-, el Museo de la Cal de Morón o la empresa de rutas ecuestres Trotavía, que propone rutas como la Vía Verde de Puerto Serrano a Olvera, visitando en el camino la buitrera de Europa Occidental en el Peñón de Zaframagón.

Si en el pabellón 2 prima lo activo pero la información sobra, en el 1 esta última es simplemente inabarcable. En ella están los expositores con la oferta turística de 14 comunidades autónomas, las consejerías de Medio Ambiente y Cultura de la Junta, la Diputación Provincial de Sevilla, varios municipios portugueses (Fátima, Loulé, Castelo, Albufeira, Reguengos...) y Chaouen (Marruecos) y Holanda, entre otros.

El stand de Holanda es una de las novedades de la Feria. En él, además de los puntos culturales y las ciudades, se informa sobre el turismo rural, muy habitual en el país de los tulipanes. "Sobre todo en granjas, donde el turista se levanta y ordeña vacas. También el ciclo turismo, con muchas rutas, porque en Holanda hay más de 15 millones de bicicletas. O el parque de Keukenhof, el jardín de flores que sólo abre en primavera. Eso sí, aunque hay quien nos pregunta por actividades de montaña, no hay. Allí todo es plano".

Chaouen rural tiene también la particularidad de ser una iniciativa fomentada por una ONG catalana, AcTLC, y las agencias Española y Catalana de la Cooperación. Se trata de una asociación de turismo rural en el norte de Marruecos, gestionada por los propios propietarios y artesanos, y que apuesta, explica Yésica Ruiz, por el contacto "con la población local".

Pero todos tienen algo, o muchísimo, que ofrecer: el altiplano de Granada, "una zona con un gran patrimonio arqueológico-con algunos de los primeros pobladores europeos", explica Belén- permite el alojamiento en cuevas. Se puede salir de Fibes con enormes guías de turismo rural de los Pirineos navarros, Galicia, Aragón, o con guías de balnearios, hoteles con encanto y turismo ecuestre andaluces. Contratar una ruta 4x4 por las sierras de Jaén o un paseo en globo hasta Doñana. Obtener las direcciones de los clubes de buceo de Murcia o las Islas Canarias o la guía de actividades organizadas en los parques naturales de Andalucía. Degustar los productos artesanos de Castilla y León o participar en el sorteo de estancias en apartamentos rurales de Higuera la Real. Reservar cámpings o casas-palacios. Recorrer rutas de castillos y batallas, de bandoleros, de vinos, de embalses, de jardines botánicos, en bicicleta o a caballo. Todo es posible si uno tiene el deseo. Y Ferantur ayuda a que éstos se cumplan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios