Un último Pleno municipal casi amigable

  • El alcalde defiende su gestión: "Es mejor pecar de acción que de omisión".

Comentarios 1

A pesar de que hasta en el último Pleno del actual mandato predominaron las discusiones, la mayoría de los concejales se acabaron despidiendo de manera afectuosa. Precisamente, el último punto del día que se trató fue aprobado por unanimidad, algo que no quiso pasar por alto el delegado de Urbanismo, Manuel Rey, en su última intervención. "Quiero manifestar mi alegría por haber colaborado en la generación de un nuevo acuerdo en la última propuesta aprobada por este Pleno antes de que tome posesión la nueva corporación", expresó.

El punto final del acto lo puso la presidenta del mismo, Rosamar Prieto-Castro. "En mi último Pleno quiero agradecer la colaboración de todos. Muchas gracias y mucha suerte". Tras estas palabras, tanto el popular Juan Ignacio Zoido como el primer teniente de alcalde, Antonio Rodrigo Torrijos se acercaron a la concejal para saludarla afectuosamente. En una imagen poco habitual, se pudo ver a la mayoría de concejales de los tres partidos con representación municipal conversando entre ellos de forma amena. Para buena parte de ellos, el de ayer fue el último Pleno. En cambio, algunos ya tienen la seguridad de que se volverán a encontrar. Es el caso del número 7 del PP, Beltrán Pérez, y del número 9 del PSOE, Joaquín Díaz, quienes bromearon entre ellos acerca de su permanencia en el salón Colón.

El alcalde, por su parte, se dedicó a defender su gestión al frente del Consistorio. El PP acusó ayer al gobierno de forzar el último Pleno para pagar contratos antiguos "a dedo" por 7 millones de euros y de guardas facturas "en los cajones". Monteseirín comenzó su última intervención explicando que en algunas ocasiones, el Ayuntamiento genera deudas porque "las exigencias de los vecinos nos llevan a ir más allá de lo que teníamos previsto", declaró. "Ahora vamos a pagar lo que podamos y quien hable de facturas en los cajones está faltando a la verdad". Por último, el alcalde recalcó una idea que viene repitiendo en los últimos días. "Hemos actuado mucho, más allá de nuestros propios recursos, pero esto pasa en las mejores familias y creo que en la política local es mejor pecar de acción que de omisión".

Después de las discusiones que generó el asunto de las contrataciones, Torrijos echó más leña al fuego criticando la colocación de carteles del PP un día antes del inicio de la campaña electoral. El edil se levantó para darle a Zoido la factura "que ha generado la retirada de sus carteles" pero Prieto-Castro, le paró los pies y tras un breve revuelo, Torrijos volvió a su asiento y dijo: "¡Cómo duele la verdad!".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios