El último largo del Club Natación Sevilla

  • El Club Natación Sevilla ha dejado en sus 85 años de historia un gran legado de campeones de España y deportistas olímpicos. Miles de sevillanos aprendieron a nadar en la calle Trastamara.

"El Trastamara ha nadado este último largo con todas sus fuerzas. Tenía que hacer su mejor marca para la clasificación de su vida. Pero le han faltado relevistas". Estas palabras de José Manuel Sánchez Carrero, socio, ex nadador, waterpolista del Trastamara y autor del proyecto para reformar las instalaciones, resumen los últimos años de vida del Club Natación Sevilla (CNS), un histórico de la ciudad y de España, puesto que de sus instalaciones, cerradas desde el año 2012 en la calle Trastamara, han salido deportistas olímpicos, campeones de Andalucía y España en diversas disciplinas y lo que es más importante si cabe: ha sido el lugar en el que miles de sevillanos han aprendido a nadar.

El Natación Sevilla no ha superado la situación en la que se encontraba. A pesar de existir un magnífico proyecto para su reapertura, con licencia de obras, empresa constructora y un operador deportivo, se ha visto abocado a su desaparición por la falta de socios que avalaran el proyecto, requisito indispensable para las entidades financieras.

El Club Natación Sevilla ha certificado su acta de defunción en el año que celebraba su 85 cumpleaños. No lo pudo celebrar regalándose nuevos hitos deportivos. "Desde el punto de vista del deporte amateur, el Club Natación Sevilla es fundamental en España", explica Luis Esquivias, último presidente de su junta directiva. La importancia del Trastamara y sus deportistas le llevó a ser galardonado en 1962 con la Copa Stadium, un galardón entregado por el Gobierno al club que más hace por el deporte amateur.

Durante las décadas de los 50 y 60 el club era un auténtico laboratorio de vencedores. De sus instalaciones salieron campeones de España de natación, waterpolo, gimnasia, halterofilia, baloncesto, balonmano... La lista de campeones es interminable: "En 1933 fuimos campeones de Andalucía. Las siguientes décadas fueron de consolidación", señala Esquivias, quien recuerda nombres como los de Sánchez Parody, Vicente Abad, "que fue el primero en España en nadar mariposa", Francisco Blanco, Diego Galeano, Fernando Olivera, "que tiene el honor de ser el primero que bajó del minuto", Paquili, Enrique Revuelta, Diego Rojas, Verónica Rodríguez, María Colomer, Marta Gómez Batelli, deportista paralímpica en los pasados juegos de Londres...

Pero no sólo del agua vivió el Natación Sevilla. También fueron punteros en halterofilia, ganando la copa de España en numerosas ocasiones. Una destacadísima figura fue Paco Mateos, olímpico en dos ocasiones. En las décadas de los 80 y 90 el baloncesto fue otra disciplina que deparó muchos éxitos; así como en gimnasia deportiva, con las hermanas Fiances. El arraigo del Trastamara en la ciudad, fundamentalmente en el centro, viene determinado por los cursillos de natación: "Se podría decir que fueron un invento nuestro". Cada año unos 600 niños aprendían a nadar en su piscina.

Tras la clausura de las instalaciones por el riesgo de derrumbe, todo ese sentimiento empezó a desvanecerse. La junta directiva ha luchado hasta el último momento para sacar adelante un proyecto de futuro que era ilusionante, aunque la falta de implicación ha dado al traste con los planes: "El club muere porque no hay socios. La clave es que se ha perdido el sentimiento de club".

Ya no se inscribirán más gestas en la historia del Club Natación Sevilla. Al menos oficialmente, porque, como revela Esquivias, "todavía hay muchos nadadores que llevan el gorro del club debajo del suyo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios