Salud

La nueva unidad de ictus, en manos de residentes durante los fines de semana

  • El Hospital Macarena contaba, hace un lustro, con un neurólogo de guardia las 24 horas, una asistencia que se ha perdido.

Comentarios 4

La recién inaugurada unidad de ictus en el Hospital Virgen Macarena carece de asistencia especializada durante los fines de semana y a partir de las ocho de la tarde, de lunes a viernes. Los médicos residentes que se están formando en el centro universitario se quedan a cargo de esta unidad especializada en atender a enfermos agudos, durante las noches y cada fin de semana. El Sindicato Médico de Sevilla advierte que los médicos residentes de segundo y tercer año no deben hacerse cargo de este tipo de enfermos sin supervisión ya que son considerados médicos en formación que requieren de autorización para el abordaje de problemas neurológicos severos. Hasta hace un lustro el Macarena contaba con un neurólogo de guardia las 24 horas, una asistencia que se ha perdido desde hace alrededor de cuatro años, precisan fuentes sindicales. Durante los fines de semana y las noches, los enfermos que sufren un ictus son atendidos por los médicos de familia en Urgencias y los residentes de Neurología. Ahora en la nueva unidad de ictus, una única enfermera se encargará, de momento, de atender las seis camas con las que está dotada esta unidad, un recinto hospitalario ansiado por familiares de afectados por un accidente cerebrovascular. A última hora de la mañana de ayer eran dos los enfermos ingresados en la séptima planta del Macarena.

Según la Sociedad Andaluza de Neurología, una unidad de ictus requiere de la asistencia de un neurólogo las 24 horas o, al menos, que un especialista esté localizable en un plazo corto de tiempo. La asistencia precoz para tratar infartos cerebrales es clave para evitar secuelas nefastas. "Ante un ictus, la diferencia de contar con un tratamiento precoz está en la posibilidad de evitar que el enfermo sufra apoplejía y que pueda regresar al su casa al día siguiente", explican fuentes del Sindicato Médico de Sevilla. Para esta central, mayoritaria entre los facultativos en el SAS, "la inauguración de la unidad de ictus del Macarena se ha debido a las presiones que ha recibido el gerente por parte de afectados y de los medios de comunicación porque realmente no está dotada para su correcto funcionamiento".

El ictus es la primera causa de muerte en mujeres y lidera el amplio abanico de problemas graves que provocan discapacidad. La Sociedad Andaluza de Neurología y la Sociedad Española de esta especialidad reivindican desde hace años la implantación de estas unidades que incluyen la rehabilitación de los enfermos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios