Una universidad con "identidad propia"

  • La UPO entrega su medalla de honor a Chaves mientras un grupo de alumnos se manifiesta contra el proceso de Bolonia

Han pasado más de diez años desde que el Parlamento Andaluz creó la Universidad Pablo de Olavide (UPO) tras una votación que se saldó con el sufragio favorable de 102 diputados, ningún voto en contra y ninguna abstención. Un tiempo suficiente para que la UPO pueda presumir de haber conseguido los objetivos dictados por la cámara andaluza en la ley fundacional que le dio origen: "Contribuir al desarrollo económico, cultural y científico de la sociedad y adquirir una identidad propia dentro del conjunto de las universidades de Andalucía".

Así lo reconoció ayer el presidente de la Junta, Manuel Chaves, en el acto de entrega de las medallas de honor de la UPO a su persona y a la presidenta del Parlamento, María del Mar Moreno. "La Pablo de Olavide ha sido capaz de conseguir una personalidad basada en perfiles propios y distintivos", señaló el presidente al recibir la distinción.

"La comunidad universitaria de la Pablo de Olavide puede estar orgullosa de lo conseguido en los diez años que celebran", destacó Chaves antes de enumerar algunos de estos logros: ser la única universidad andaluza que ha experimentado un incremento de alumnos desde 2001, en un contexto en el que la tendencia ha sido la contraria; haber puesto en marcha políticas para conseguir la igualdad de la mujer situándose como la universidad con mayor porcentaje de catedráticas de Andalucía (un 17,5 por ciento) o potenciar las investigaciones ligadas al medioambiente para luchar contra el cambio limático.

El rector de la Olavide, Juan Jiménez, también insistió en la "identidad propia" de la universidad. Para demostrarlo, esgrimió como argumentos "su campus único" en el que se desarrollan enseñanza, investigación, cultura y deporte; su oferta de titulaciones, encaminada a cubrir "las demandas más recientes de la sociedad"; su esfuerzo por adaptar los modelos de enseñanza a las especificaciones del Espacio Europeo de Educación Superior; su apuesta "por la investigación de calidad" refrendada por el alto volumen de financiación externa que reciben sus científicos y por la creación de institutos mixtos de investigación.

Jiménez no se olvidó en su discurso de agradecer el trabajo realizado por sus predecesores en el cargo: Rosario Valpuesta y Agustín Madrid, que "construyeron una universidad en un tiempo récord". También aprovechó la solemne ocasión para advertir que el cambio del modelo de titulaciones -los nuevos grados de cuatro años de duración- debería ser "radical", pero dada la premura del proceso (todas las carreras deberán modificarse como muy tarde en 2010) "difícilmente se podrá abordar una gran revolución".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios