calle rioja

Un 'valenciano' en Sevilla

  • Un viaje especial. Reinaldo, arzobispo de Valencia, Venezuela, llegó desde Lisboa para visitar a su familia, Sevilla y sus tradiciones. Éste es su cuarto viaje a España

El arzobispo Reinaldo del Prette y su sobrino Jorge Luis, que trabaja en Sevilla. El arzobispo Reinaldo del Prette y su sobrino Jorge Luis, que trabaja en Sevilla.

El arzobispo Reinaldo del Prette y su sobrino Jorge Luis, que trabaja en Sevilla. / José ángel garcía

Reinaldo del Prette es arzobispo de la diócesis de Valencia, en Venezuela. El verdadero nombre de la ciudad es Nueva Valencia del Rey, por la real fundación que tuvo lugar en 1555. Es la capital del estado de Carabobo. Este prelado nacido en 1952, nieto de emigrantes italianos, vino a Sevilla desde Lisboa para visitar a su sobrino Jorge Luis. Como suele ocurrir en casi todas las familias venezolanas, buena parte de ellos han tenido que dejar el país. En el caso de este arzobispo, cuatro de sus siete sobrinos viven fuera de Venezuela.

Del Prette, que estudió Filosofía y Teología en Caracas y Derecho Canónico en la Universidad Gregoriana de Roma, ha aprovechado su presencia en Lisboa en un foro anual que reúne a más de un centenar de obispos de todo el mundo, para venir a Sevilla a visitar a su sobrino. Pero no se ha limitado a una visita de cortesía. La atención con la familia la ha completado con una agenda que le ha permitido adentrarse en las señas de identidad de la ciudad.

Fue al Rocío, celebró misa en la Esperanza de Triana y la Macarena y vio al Betis

Hace ocho días fue con la hermandad de Villanueva del Ariscal hasta la aldea del Rocío para ver la manifestación mariana de la Candelaria. Ofició una misa en la ermita que en su tiempo bendijo Juan Pablo II. El viernes celebró la Eucaristía en la Capilla de los Marineros de la calle Pureza, sede parroquial de la Esperanza de Triana con la que la próxima Semana Santa se estrenará como nazareno el sobrino del arzobispo de la Valencia venezolana. El sábado, como bético que es, acudió a Heliópolis para ver en directo el triunfo del Betis sobre el Villarreal con los dos goles del canterano Loren. Dice que en su país el fútbol le va arañando poco a poco popularidad al imbatible béisbol. Y ayer celebró la misa en la Basílica de la Macarena.

Es la cuarta visita que realiza a España. La primera la hizo cuando estudiaba en Roma. Aprovechó unos días de asueto en Madrid para llegar a Toledo, en cuyo seminario se formaron bastantes sacerdotes venezolanos por la amistad que se profesaban el entonces cardenal primado Marcelo González y el arzobispo de Venezuela Luis Eduardo Enrique Jiménez, el mismo que ordenó sacerdote al actual arzobispo de Valencia del Rey, que antes fue obispo de Maracay.

Sevilla y media Andalucía (Córdoba, Granada, Málaga) las conoció prolongando una estancia en Barcelona. Ésa fue la primera visita a esta ciudad, viaje en el que también conoció San Sebastián. En su tercer viaje a España, vino para conocer la obra de los hermanos de la Cruz Blanca. Viajó hasta Santiago de Compostela y Santander. Curiosamente, la Valencia española es de las pocas grandes ciudades del país que no conoce el obispo de la Valencia venezolana. Sí conoce al titular de su diócesis, Antonio Cañizares. "Coincidimos en Roma cuando él estaba en la Congregación del Culto Divino". No sabía que Antonio Cañizares, valenciano de Utiel, y Juan José Asenjo, arzobispo de Sevilla, nacieron el mismo día y el mismo año. "Lo mismo le pasa a Alonso Márquez, arzobispo emérito de Mérida, que nació el mismo día que Jorge Bergoglio, el papa Francisco".

Además de ir al Rocío, dar misa en la Esperanza de Triana y en la Macarena y ver al Betis, monseñor Del Prette se desplazó hasta Antequera para ver su riquísimo patrimonio monumental. La ciudad malagueña comparte con la Valencia de Venezuela la misma patrona, Nuestra Señora del Socorro. Reinaldo del Prette visitó la residencia de Sacerdotes de la calle Becas, situada en el antiguo cine de verano Ideal y junto al espacio Santa Clara que está en el itinerario de Murillo.

Le han hablado maravillas de la Semana Santa de Sevilla. Su ciudad, con una población similar, también la celebra con mucho fervor: la Oración en el Huerto el Domingo de Ramos; Jesús atado a la Columna, el Lunes Santo; Humildad y Paciencia, el Martes Santo; el Nazareno, el Miércoles Santo. El Jueves Santo es de interiores y el Viernes Santo, el Santo Sepulcro y la Dolorosa.

En todos los encuentros le han preguntado y ha hablado de la dolorosa situación que atraviesa su país, que con las presidencias de Chávez primero y Maduro en la actualidad ha dilapidado los recursos del que era el país más rico de Sudamérica, paraíso de los que emigraban y no infierno de los que ahora lo abandonan.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios