Los vecinos retoman la idea de adelantar la verja del Salvador

  • Aseguran que sería una buena medida para combatir el ruido, la suciedad y el consumo de bebidas.

Comentarios 27

Los vecinos del entorno de la Plaza del Salvador van a solicitar al Ayuntamiento el retranqueo de la verja de la iglesia colegial para proteger las escalinatas de acceso al templo y evitar que sean utilizadas como tribuna de esparcimiento en la que consumir bebidas. Se trata de un nuevo intento de proteger la iglesia y esperan que ahora sea tenida en cuenta por las autoridades. Los residentes, que cuentan con el apoyo del órgano rector de la colegial y de los responsables del Hospital de San Juan de Dios, que también se encuentra en la plaza, están ultimando un escrito que van a dirigir al alcalde, Juan Ignacio Zoido; a la Gerencia de Urbanismo, y al delegado municipal de Patrimonio, Javier Landa. Estiman que con esta medida se acabaría con buena parte de los ruidos y molestias que padecen.

En la última rehabilitación de la iglesia, que finalizó en el año 2008, la iglesia remitió al Consistorio un proyecto de remodelación de la verja, firmado en diciembre de ese mismo año por el arquitecto Fernando Mendoza, aunque nunca obtuvieron respuesta. Ahora, los vecinos quieren poner todo su empeño en que el proyecto sea una realidad. Ya han transmitido sus intenciones tanto a la delegada del Casco Antiguo, Amidea Navarro; como al defensor del Ciudadano, José Barrancas, quienes habrían mostrado su apoyo y predisposición a impulsar esta remodelación.

En el escrito que están ultimando, la asociación de vecinos recalca que "con esta solicitud se pretende eliminar la gran concentración de personas en las escalinatas de la iglesia, que en muchas ocasiones se citan para la práctica de la botellona o para el consumo de bebidas, llegando a perturbar las celebraciones y actividades propias del templo, como consecuencia del ruido producido y evitar la acumulación de suciedad y basuras, además del ruido que dificulta el descanso de vecinos y residentes".

Una de las dificultades que podría encontrar el proyecto es el coste. Los vecinos lo cifran en unos 9.000 euros, una cantidad que consideran es asumible por el propio distrito Casco Antiguo. La verja sería la misma, instalada a mediados del siglo XIX, a la que habría que hacerle una mínima adecuación. Con la reforma que planteó el arquitecto Mendoza, la verja protegería toda la escalinata y quedaría situada justo detrás de la hilera de naranjos que hay delante de la fachada principal de la iglesia colegial.

Una de las cuestiones que tendrán que abordarse, si el Ayuntamiento finalmente decide apostar por el retranqueo de la verja, es el patrimonial. La comisión provincial de Patrimonio de la Junta de Andalucía deberá dar el visto bueno a esta actuación. Los vecinos se muestran confiados y ya han consultado a expertos en estas cuestiones, quienes les habrían asegurado que el impacto visual del cambio de lugar de la verja será mínimo y que no afectará al conjunto de la plaza ni del propio templo. La Junta de Andalucía rechazó en 1999 el adelanto de la verja, como propusieron los responsables el templo del Salvador. Los expertos de la comisión de Patrimonio, donde se planteó directamente, se mostraron tajantes y dictaminaron que un adelanto no sólo afectaría a la imagen del monumento, sino a la de la propia plaza. El traslado de la verja supondría una ocupación de espacio público de la plaza y transformaría la imagen del entorno.

Con estas actuaciones, los vecinos consideran que la Plaza de Salvador comenzaría a adquirir un estatus que tiene perdido. Limpiaría su imagen de cara al turismo, y sería una buena herramienta para evitar los problemas derivados de la botellona, el ruido y la suciedad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios