Los viveros de empresas proporcionan un local para dar los primeros pasos en el mercado

  • Toda empresa necesita un lugar en el que desarrollar su actividad, aunque el mercado inmobiliario actual deja pocas opciones para los que empiezan

30

La Cámara de Comercio de Sevilla -con la colaboración de la Diputación de Sevilla y la Fundación Incyde-, pone a disposición de los emprendedores sevillanos una red de viveros de empresas ubicados hasta la fecha en Alcalá de Guadaíra y Castilleja de la Cuesta. Se trata de un lugar que permite contar a los emprendedores con un sitio físico durante sus primeros años de vida.

Hay que tener en cuenta que, una de las principales necesidades de la sociedad actual es la búsqueda de la primera vivienda por parte de los jóvenes. Pero también el emprendedor, novato en la aventura del mundo empresarial, lo tiene difícil a la hora de encontrar el local donde comenzar su actividad. La falta de recursos es, habitualmente, la principal causa. La Cámara, a través de la Fundación Incyde, trabaja en esta dirección: al menos 30 empresas sevillanas, cuentan ya con un local para dar sus primeros pasos en el mercado. Una oficina de 20 metros cuadrados, con ordenador, fax, teléfono y conexión a Internet ya no es un sueño inalcanzable para estos emprendedores que han instalado sus empresas en los viveros de Alcalá de Guadaíra y Castilleja de la Cuesta. La nueva empresa sólo tiene que abonar los gastos de luz, teléfono o mantenimiento, y una cuota mensual simbólica por el uso del despacho en que se ubique.

Efectivamente, el vivero es un edificio que cuenta con espacios particulares destinados a alojar a las empresas, cuya superficie media por negocio es de unos 20 metros cuadrados. Estos espacios dispondrán, además, de una serie de lugares comunes, destinados tanto a reforzar su imagen como, sobre todo, a prestar los servicios en común requeridos por las empresas. Los locales de los viveros tienen una infraestructura especial, con mobiliario y equipamiento de oficina, incluyendo todo lo referido a comunicaciones. Además, los consultores de la Fundación Incyde ponen a disposición de las iniciativas surgidas con el apoyo de la Cámara, servicios compartidos como es asesoramiento contable y fiscal, entre otros. Al estar en contacto directo con la Cámara, los nuevos empresarios reciben información comercial de primera mano, así como la posibilidad de acudir a Ferias o misiones comerciales. El período en que la nueva empresa podrá situarse en el vivero es de doce meses, prorrogables a otros doce. Una vez que el negocio esté preparado para comenzar su aventura en el mercado, sin el apoyo de los viveros, dejará su espacio para otros emprendedores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios