El 18% de los vuelos del aeropuerto de San Pablo sufren algún retraso

  • La demora media es de 37 minutos y los pasajeros afectados sólo perciben una compensación económica si la hora oficial de salida se aplaza más de dos horas

El 18 por ciento de los vuelos que parten del aeropuerto de San Pablo de Sevilla, tanto a destinos nacionales como a ciudades internacionales, sufren retrasos de 37 minutos de media, ya que estas líneas se ven afectadas con demoras que oscilan entre los diez minutos y más de cuatro horas. Según un estudio realizado por Europa Press durante los días 12 y 13 de noviembre, y 4, 5, 10, 11, 13 y 14 de diciembre, de los 234 vuelos que salieron del aeropuerto de Sevilla entre las 10.00 y las 19.00 horas, 47 no despegaron en el horario que tenían previsto.

El principal retraso se produjo el día 14 de diciembre en el vuelo 1053 de la compañía aérea Vueling, con destino Barcelona, que acumuló hasta cuatro horas y media de retraso, ya que a pesar de que su salida estaba programada a las 12.45 horas el avión no despegó hasta las 16.20.

La empresa de low-cost justificó un retraso "por motivos técnicos en Barcelona" que inicialmente postergaban el vuelo hasta las 15.50; es decir, tres horas más tarde. Aun así, los pasajeros no partieron hacia su destino hasta pasadas las 16.00. Los usuarios del vuelo mostraron su "indignación" agolpándose ante los mostradores de información de la compañía e incluso algunos de ellos presentaron hojas de reclamaciones por lo que consideraban una demora "inadmisible". No obstante, Vueling consideró que el motivo del retraso no dependía directamente de su competencia y los pasajeros no recibieron ningún tipo de compensación.

De igual modo, el día 4 de diciembre, previo al puente de la Constitución, se registró otro retraso cuando el vuelo LGA-371 de Lagun Air con destino a Valladolid, que tenía previsto salir a las 12.15 horas, no lo hizo hasta las 14.15. Según fuentes de la compañía aérea, el motivo de esta demora de dos horas se debió a las malas condiciones meteorológicas en Castilla y León, por lo que el vuelo tuvo que ser desviado a León y llegó más tarde, algo que provocó el consecuente retraso al salir de Sevilla. Este mismo vuelo volvió a sufrir un retraso de una hora y 45 minutos el siguiente día, el miércoles 5, de nuevo motivado por la niebla existente en la zona vallisoletana, lo que impidió que la aeronave llegase a tiempo.

Otro de los aplazamientos más duraderos se produjo en el vuelo IBE-8839 de Iberia con destino a Valencia del día 13 de noviembre. La línea tenía previsto partir a las 13.40 horas, aunque no lo hizo finalmente hasta las 15.00 horas, 80 minutos después. El motivo, según fuentes de la compañía, fue un problema en el sistema informático de Iberia.

El destino que presentó mayores problemas por los retrasos fue Lisboa (Portugal), ya que el día 5 de diciembre se demoró la línea 765 de Air Portugal de las 12.45 horas -salió 45 minutos más tarde de lo previsto-. En esta misma jornada se produjo una cancelación del vuelo VLG-8738 de la compañía Vueling previsto para las 13.40 horas.

Fuentes de la empresa alegaron que "la cancelación se había producido varias semanas antes y estaba reflejado en la web", pero uno de los pasajeros presentó una hoja de reclamaciones al "no tener conocimiento de ello, algo que casualmente tampoco sabían en el aeropuerto, ya que en las pantallas informativas aparecía un servicio para ese día".

En cuanto a los destinos con más problemas de retrasos, destacó también París Orly, ya que sufrió los días 12 de noviembre, 4 y 5 de diciembre, seis demoras. A este aeropuerto se unen los de Palma de Mallorca, con cuatro retrasos, y Barcelona, también con cuatro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios