Sevilla

"Hemos vuelto a los años ochenta"

  • Julio Llamas, presidente de la Asociación de Autoescuelas, señala que las matriculaciones han caído entre un 70% y un 80% y advierte de que hay algunas ofertas engañosas.

Comentarios 1

Las autoescuelas están atravesando una situación crítica. Con el número de alumnos reducidos al mínimo, tratan de captar clientes a toda costa con suculentas ofertas. La crisis ha entrado de lleno en un sector que hasta hace poco vivía una época dorada en la que los precios eran más que competitivos y no faltaban los miles de alumnos dispuestos a gastarse sus ahorros para sacarse el carné nada más acabar los estudios de bachillerato antes de entrar en la Universidad.

Julio Llamas, presidente de la Asociación Provincial de Autoescuelas de Sevilla (Apaes), aseguró a este periódico que el panorama es muy malo y desolador para el sector: "La caída en las matriculaciones ha sido de entre el 70% y el 80%. Las autoescuelas grandes apenas presentan un 10% de alumnos. De unos 500 ó 600 se ha pasado a apenas 90. Se podría decir que hemos vuelto 30 años atrás. Estamos a niveles de los años 80. El problema es que ahora hay muchas más autoescuelas que entonces". Son varios los centros que se han visto obligados a cerrar sus puertas en los años que dura la crisis. Las más afortunadas, las mayores, han tenido que disminuir el número de sucursales para sobrevivir.

El principal problema es la falta de demanda. La venta de vehículos también ha bajado de manera considerable y para los jóvenes ya no es una prioridad sacarse el carné de conducir en este escenario, según advierte Manuel Garrido, de Autoescuela Garrido: "Nosotros trabajamos mucho con gente joven que se sacaba el carné cuando terminaba los estudios, durante el verano. La mayoría lo hacía con el dinero que podía sacar de algunos trabajos, y a otros se los prestaban los padres. El problema es que ahora el paro en este sector de edad es de más del 50% y los padres no pueden afrontar ya este tipo de gastos".

Para captar a los pocos clientes que hay, algunas autoescuelas han entrado en una guerra de precios que Llamas no ve con buenos ojos: "Estamos intentando ver con Consumo si las ofertas son reales o están por debajo del costo. Hay muchas que son engañosas, como regalar las clases prácticas, o cobrar 250 euros, algo que es escandaloso". Otro factor negativo es el alto precio de los carburantes, que se ha incrementado un 60% en los últimos 15 años. "Hay quien está trabajando sólo por el precio del combustible".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios