El plan es "salir a ganar"

  • Berizzo espera un partido "físico" e "intenso" ante un rival acostumbrado al esfuerzo.

  • El técnico desdramatiza las lesiones de Pareja y Carriço.

Eduardo Berizzo cree que el partido en San Mamés será muy físico, pero recordó que el Sevilla ha demostrado ser superior a sus rivales cuando los partidos avanzan y llegan a las segundas partes. En este sentido, mantener los niveles de intensidad en el tiempo será clave, a la misma vez que no se mostró excesivamente preocupado por las bajas en defensa. "Mi labor es buscar soluciones", manifestó.

"El de Bilbao va a ser un partido duro, el Athletic es un rival siempre sólido, que juega en su casa, con un gran ambiente y en un gran estadio. Es un equipo intenso, que le imprime al juego una fortaleza física llevada al balón y a todas las acciones y que también domina el juego aéreo. Será un partido muy lindo de jugar, en el que vamos a tratar de ir siempre hacia arriba y en el que tendremos que imprimirle al juego velocidad", dijo el entrenador nacido en la provincia argentina de Córdoba.

Berizzo destacó que el Sevilla es un rival muy respetado pese a que no haya conseguido aún un triunfo en un escenario de peso (perdió ante el Atlético en el Wanda) ahora que en la Liga llegan visitas a equipos fuertes como Valencia y Barcelona. "También recuerdo que puntuamos en Anfield, que ganamos en Getafe después de mucho tiempo. Mañana también vamos a Bilbao con esa intención, porque hace mucho que no ganamos allí, pero nuestro plan no tiene especulación, saldremos a ganar, a adueñarnos del balón y llegar arriba", insistió, para recordar que "nuestros segundos tiempos son más altos que los de los rivales y el de mañana también será un partido físico".

No se lamentó de las bajas y explicó de manera convincente las ausencias de los internacionales argentinos en la convocatoria. "Mercado llegó bien físicamente, pero agotado por jugar los dos partidos con Argentina. Éver con un golpe en el tobillo, pero muy fatigado. Para Moscú imaginamos que sí estará, no debería ser un impedimento. Que no viaje a Bilbao es más por el cansancio que por el tobillo, aunque también nos preocupa", dijo refiriéndose también a la tensión durante estos días de los internacionales. "Los partidos contenían un gran desgaste emocional, no sólo físico. En el caso de los argentinos, tratándose de nuestra historia e idiosincrasia, significó un gran desgaste. Ahora ya están liberados de esa carga y con Luis (Muriel) pasa igual. Simon (Kjaer) tendrá la repesca, pero es un jugador que equilibra muy bien las emociones. Es bueno para nosotros la tensión de jugar un Mundial en el horizonte de los jugadores para que se mantengan alerta y compitiendo".

Por último, desdramatizó las bajas, con paso por el quirófano, de Pareja y Carriço. "Las lesiones forman parte de esta profesión. Es un contratiempo, pero mi trabajo consiste en buscar soluciones y las tendremos. La de Mercado la utilizaremos, pero Pizarro, y Geis también son opciones. En caso de que lo necesitemos se hará. Sergio (Escudero) también puede jugar ahí. De todas maneras, Kjaer y Lenglet son de los más fuertes que tenemos y confío en su fortaleza para repetir esfuerzos. Pero buscaremos soluciones, que pasan por que los futbolistas reconviertan sus posiciones. Jesús Navas puede jugar de lateral, Montoya también… todas son opciones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios