Krychowiak, la venta deseada

  • El Sevilla mira a otro lado ante un supuesto acuerdo del polaco con el PSG, cuyo dinero haría cumplir sueños como el de Ben Arfa. El medio ya viajó a París en abril para buscar residencia.

Comentarios 2

La planificación del Sevilla 16-17 sigue su curso sin detenerse. Ni siquiera la falta de un entrenador nombrado oficialmente preocupa en el Sánchez-Pizjuán ni interrumpe los plazos más allá de lo normal. Y en este sentido, el Sevilla no puede estar de espaldas al mercado. Sabiendo que la conquista del tercer título consecutivo de Europa League es miel para los clubes más poderosos, la dirección deportiva está preparada para moverse si hay una salida de las que pueden llamarse "sonadas", esto es, mediante el pago íntegro de la cláusula de rescisión o una cifra muy cercana a ella.

Así, si ayer la prensa polaca aseguraba que Krychowiak ha llegado a un acuerdo con el PSG, en el caso del Sevilla no significaría la salida del medio centro un contratiempo extra, por cuanto era una venta prevista, entre comillas, desde el verano pasado.

El medio Przeglad Sportowy incluso afirma que Krychowiak abandonó la concentración de Polonia en la Eurocopa para reunirse con dirigentes del club parisino. Sería con la intención de ir cerrando detalles que ya estarían hablados, pues este diario ha podido conocer que el futbolista viajó junto a su pareja a París para, entre otros asuntos, ver pisos para una posible compra en la capital gala en el mes de abril, justo el día de descanso que Emery concedió a la plantilla en la semana previa al derbi (2-0).

El Sevilla, en este caso, no tiene más respuesta que remitirse a los 45 millones que figuran como penalización por rescisión unilateral en su contrato, una ampliación que el club se preocupó de dejar atada este mismo año, con la temporada empezada. En este caso, era mucho más importante la cifra de la cláusula, que pasó de 30 a 45 millones ante el interés que despertó el jugador en la Premier, que en años, pues amplió sólo una temporada su vinculación.

Para el Sevilla, si cristalizase la apuesta del PSG por Krychowiak -ahora con el aval de Emery en el Parque de los Príncipes-, supondría un negocio redondo, pues el polaco habría multiplicado por diez en un solo año natural la inversión realizada, ya que llegó a cambio de 4,5 millones. Además, permitiría a Monchi disponer de liquidez para cumplir sus sueños en el mercado. El de San Fernando y su equipo tienen localizados el perfil y hasta los nombres propios de los llamados a relevar a Krychowiak, uno de ellos el joven del Bolonia italiano Diawara.

Además, el Sevilla dispondría de un importante activo económico con el que dar vía libre a operaciones que han generado mucha ilusión entre los técnicos, como el sueño de contar con Ben Arfa, que, según L'Equipe, estaría de acuerdo con Monchi en relación a un contrato de tres años y con su prima de fichaje (queda libre en el Niza el 30 de junio) prorrateada en las temporadas de duración del mismo. El Sevilla ha trabajado como una hormiguita en este asunto enfrentándose a colosos de toda Europa -también el PSG- y, aunque está difícil, hay esperanzas en llevar a buen puerto la llegada de un jugador que es un crack por desequilibrio y calidad.

Eso sí, necesita un respaldo económico, que podría llegar ahora mismo por dos vías, la venta de Krychowiak por el precio de su cláusula o la liberación del salario de Llorente, que se equilibraría con el de Ben Arfa. Para ambas hay que esperar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios