sevilla | barcelona

Muchísima miga bajo Messi

  • La gran fuerza gravitatoria del astro es una ley física, pero ahí está la mano de Valverde, con una media reforzada y rápida recuperación del balón

El técnico barcelonista, Ernesto Valverde, da una indicación a Lionel Messi en pleno entrenamiento. El técnico barcelonista, Ernesto Valverde, da una indicación a Lionel Messi en pleno entrenamiento.

El técnico barcelonista, Ernesto Valverde, da una indicación a Lionel Messi en pleno entrenamiento. / alberto estévez / efe

Ni el abrupto adiós del hombre destinado a suceder a Messi y Cristiano, como es Neymar, ni la grave lesión de Dembele, ni el hándicap de la llegada de un nuevo entrenador. Ni siquiera la dolorosa derrota en la Supercopa de España ante el Real Madrid. Nada. Ninguno de esos factores desestabilizadores removieron los cimientos del Barcelona, que se planta este Sábado Santo en Nervión con la Liga virtualmente ganada. Nadie ha dejado escapar la preciadísima corona con cuatro partidos de ventaja sobre su perseguidor -11 puntos más el average- a falta sólo de 9 jornadas para el final. Nadie.

Ernesto Valverde le ha dado un giro completo a la situación del conjunto azulgrana, el único invicto de las grandes ligas europeas. Sin el tridente ofensivo que formaban Neymar, Messi y Luis Suárez, el sereno y discreto entrenador vasco, que también se quedó sin el sustituto del brasileño -Dembele- a las primeras de cambio, optó por reforzar la medular. El 4-3-3 que aparece en los manuales como el sistema Barça ha dado paso, en la mayoría de las ocasiones, a un 4-4-2 en el que el técnico ha reforzado la medular con más músculo, siendo Paulinho pieza clave. La mejoría defensiva de los azulgrana ha sido espectacular. En la Liga sólo ha encajado 13 tantos en 29 partidos; en el ataque, Valverde ha liberado a Messi. Y jugadores top como Busquets, Piqué, Iniesta o Rakitic han recuperado el mejor nivel de siempre. Lo que equivale a decir muchísimo.

sin balón

La referida presencia de un jugador más en la medular ha dado más consistencia al bloque. El Barcelona, además, ha recuperado el repliegue rápido tras pérdida del balón, uno de sus puntos débiles en la temporada pasada.

Otro factor a favor de Valverde pasa por la recuperación de jugadores que parecían perdidos para la causa. Vermaelen llegó a jugar 13 partidos consecutivos hasta lesionarse ante el Betis, cuando el central belga casi había pasado inédito en las campañas anteriores; Semedo, jugador con un enorme recorrido para arriba y para abajo, ha dado competencia al costado derecho para Sergi Roberto; Paco Alcácer también ha tenido sus momentos a lo largo de la primera vuelta.

El crecimiento de Ter Stegen también ha sido espectacular e incluso apunta a titular con Alemania en el Mundial tras la lesión de Neuer.

con balón

Clave, la vuelta de dos piezas maestras a su versión óptima: Sergio Busquets e Iniesta. El primero tiene cada partido en la cabeza y guía al grupo; el segundo, con el límite de su duración sobre la hierba, marca diferencias con su excelsa creatividad. Con Valverde, el Barça alterna posesiones largas con combinaciones rápidas, aunque sin abusar tanto del contragolpe como en la época de Luis Enrique. Al son de Messi, más líder que nunca de este Barcelona, los azulgrana mantienen el poderío ofensivo de siempre, sobre todo ahora que Luis Suárez ha recuperado el olfato goleador.

lo mejor

Valverde ha recuperado la mejor versión de casi todos los jugadores con un mayor espíritu colectivo. Y la libertad de Messi.

lo peor

La plantilla sigue un tanto corta para tantos frentes abiertos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios