Sábado de despedidas en Nervión sin Iborra

  • El capitán se pierde el cierre de una gran temporada por sus molestias en la rodilla

Vicente Iborra. Vicente Iborra.

Vicente Iborra. / j. c. muñoz

Con nada en juego, el Sevilla tendrá un extraño cierre de una exitosa temporada en Nervión. Que el rival sea un Osasuna descendido tampoco ayuda a que haya mucha expectación y sería raro ver una buena entrada en el Ramón Sánchez-Pizjuán, a no ser que la gran masa de abonados se anime a vivir una lúdica noche para despedir a los suyos después de una campaña que tuvo altísimos picos de ilusión y que se va con cierto sabor agridulce por cómo se escapó la tercera plaza. El logro de ser cuarto, siete años después, es muy meritorio.

Será una anochecida de despedidas en la que no estará Iborra por sus molestias en la rodilla. El capitán, que tenía pie y medio en Inglaterra en agosto, ha vuelto a demostrar su enorme valía como comodín y versátil pieza. Termina con similares números a otros años: 44 partidos en total, y 7 goles en Liga, como en los dos años precedentes. Con Sampaoli ha jugado más partidos de Liga que nunca (31), pero con 1.465 minutos, su cifra más baja en cuatro años. Aun así, ha cumplido de sobra y ha terminado como tercer goleador en Liga.

Los cuatro cedidos -Nasri, Vietto, Kranevitter y Jovetic-, se vestirán por última vez con la camiseta blanca. En el caso del montenegrino el club estaba dispuesto a ejercer su opción de compra, pero su elevado precio, 13 millones de euros, y su alta ficha lo impiden. Nasri se irá por la puerta de atrás: después de liderar al Sevilla, su expulsión en Leicester lo condenó. Vietto y Kranevitter se van sin pena ni gloria. Será un día especial también para N'Zonzi y Vitolo, que serán los animadores del mercado de ventas en el Sevilla. O para Carriço, otrora oficial de la vieja guardia de Emery que perdió el sitio con Sampaoli. Una vez más, habrá revolución estival y para muchos será su último día en Nervión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios