Liga 1|2|3 · Zaragoza-Sevilla Atlético

Victoria y la mejor hora de la campaña (0-1)

  • Un golazo de Mena sirve al Sevilla Atlético para ganar al Zaragoza, el equipo más en forma del momento

Boutobba persigue al zaragocista Zapater. Boutobba persigue al zaragocista Zapater.

Boutobba persigue al zaragocista Zapater. / Real Zaragoza

Cuando más difícil parecía, salió el orgullo. Ante las ausencias y la dinámica negativa, la casta del Sevilla Atlético salió a relucir para tumbar al Zaragoza, el equipo más en forma de la Segunda División, con la hora de juego más brillante de la campaña. Mena puso el broche de oro con un espectacular golazo al borde del descanso que hacía justicia a lo plasmado sobre el césped del histórico campo de La Romareda. El Sevilla Atlético, por derecho, le comió la tostada a un confiado Zaragoza que vio quebrada su racha de cinco victorias seguidas como local.

Quizás, el verse casi ya fuera de la lucha por la permanencia sirvió para que el equipo liberara tensiones y se mostrara más fiel a sus principios. La consistencia demandada en todas las líneas apareció por fin y se prolongó durante prácticamente todo el partido, permitiendo al equipo de Luis García Tevenet conseguir los tres puntos.

El conjunto nervionense, bien plantado, lograba salir a la búsqueda de la portería defendida por Cristian Álvarez gracias a las líneas altas de presión. De esta forma, el filial era capaz de protagonizar las ocasiones más claras de la primera mitad. Un robo permitió que Mena lanzara el primer aviso serio en los primeros minutos del partido.

Trataba de llegar el Zaragoza a la portería rival con la posesión de la pelota. Pero sin peligro. Éste llegaba del lado visitante, que cada vez que cruzaba los tres cuartos de campo se generaba una ocasión peligrosa. La afición contenía la respiración con cada acercamiento sevillista. Y después abroncaba a su equipo. Boutobba, quizás en su mejor partido como sevillista, tuvo varias ocasiones para poner por delante a su equipo. Pero el gol que ajusticiara la racanería local y premiara a los sevillistas se resistía.

Hasta el último minuto de la primera mitad, cuando un nuevo robo permitió a Mena acercarse a la frontal del área y, flotado por los rivales, encontró suficiente espacio para armar la pierna y pegar un zapatazo que se coló por la escuadra derecha de Cristian Álvarez. Descanso y victoria parcial.

La segunda mitad dejó un partido más loco en el que los sevillistas supieron poner el toque lúcido. Bien plantados atrás, trataban de salir a la contra en cuanto tuvieron ocasión. En la primera de estas vueltas pudo sentenciar el filial sevillista. Boutobba recibió en largo, consiguió marcharse de dos rivales en carrera y al encarar a Cristian Álvarez, cruzó en exceso con su pierna mala. Curro también disparó desde la frontal tras una recuperación del futbolista franco-argelino del cuadro hispalense.

El Zaragoza proponía poco. Muy poco. Y Buff, con un doble disparo que se marchó fuera, intentaba despertar a su equipo. Pero el cuadro de Tevenet continuaba a lo suyo. Marc Gual demostró destellos del futbolista que brilló el pasado curso e intento sorprender al guardameta argentino del Zaragoza en alguna ocasión, aunque sin fortuna.

Llegó, a falta de un cuarto de hora para el final, la ocasión más clara para el conjunto de Natxo González. Una pelota centrada por Borja Iglesias llegó a Toquero, que remató de tacón para intentar sorprender a un gigante Caro, que salvó a su equipo con una parada excelente.

Con el paso de los minutos, el Zaragoza acumulaba un mayor número de efectivos por delante de la pelota. Pero el filial no se inquietó y siguió con su plan. Marc Gual y Boutobba buscaron el gol de la calma a la contra, pero sin fortuna de cara a la portería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios