sevilla f.c.

Con impulso para la mejor 'levantá'

  • Castro tira de orgullo para afrontar con convicción las citas que ilusionan al sevillismo en primavera

  • "Estamos en sobresaliente en la Champions y en la Copa del Rey", defiende con énfasis el presidente

Castro sonríe a la salida de su visita a la hermandad de San Benito. Castro sonríe a la salida de su visita a la hermandad de San Benito.

Castro sonríe a la salida de su visita a la hermandad de San Benito. / josé ángel garcía

Con el talante que esta época del año enciende en el sevillano, incluso uno criado en la campiña, José Castro pasea por la ciudad de los milagros en primavera sabiendo que algo grande le espera entre abril y mayo, más abril que mayo, pero quién sabe si mayo logra poner más todavía, si cabe, los vellos de punta a su gente.

El presidente del Sevilla, como cada año, rinde visita a la hermandad de San Benito y allí, en la esquina de Luis Montoto con la calle del mismo nombre que la popular cofradía del Martes Santo, repasa de cabo a rabo la actualidad de la entidad que maneja, casi siempre en estos días de tambores, sol y la ciudad en la calle, en una mezcla de ilusiones y decepciones que no pone a nadie de acuerdo.

"Un fracaso nunca puede ser, hay que ver la temporada en global. ¿Cuántos hubieran firmado estar en cuartos de Champions y en una final, y sextos en la Liga? Pienso que vamos a estar en Europa la próxima temporada". El convencimiento de Castro es firme aun a sabiendas de que en el campeonato regular el equipo no hecho los deberes: "De tres competiciones en la que estamos metidos, estamos en sobresaliente en Champions y Copa del Rey. Nos gustaría mejorar en la Liga. La cuarta posición se nos ha ido lejos, también es complicado con tantos partidos… Hay tiempo para quedar lo más alto posible".

De momento lo que viene es nada menos que el Barcelona en lo que puede ser un ensayo general para la final de Copa. "Intentamos ganar siempre, aun sabiendo que nos medimos a un gran club como el Barcelona, pero en el Sánchez-Pizjuán es muy difícil ganar. Este sábado tenemos que intentar ganarles, sabiendo de las dificultades de la tarea", apuntaba un Castro que está ilusionado con todos los frentes que tiene el Sevilla ante sí. Y uno de ellos, la primera gran emoción del mes de abril, es el enfrentamiento ante el Bayern Múnich en los cuartos de final de la Champions, un duelo para el que el sevillismo se está movilizando para vivir dos grandes noches europeas, en Nervión este martes y en Múnich. "Es un desplazamiento ilusionante, y los aficionados están haciendo colas. Seguro que van a estar en gran número y, aunque sean menos que los locales, siempre se hacen oír más que los locales".

José Castro también quiso romper una lanza e incluso sacar el escudo para defender el trabajo de Óscar Arias, el director deportivo sobre el que han caído todas las culpas de cada cosa que ha salido mal en la planificación. "Las cosas hay que verlas en un contexto global. ¿Cuántos clubes se cambiarían por nosotros en este momento? Arias tendrá culpa de estos éxitos, estamos contentos con Arias, está trabajando para el futuro. La mentalidad debe estar en el mes de abril, estamos metidos en intentar pasar esta eliminatoria de la Champions tan difícil, en ganar la final de la Copa del Rey y en mejorar en LaLiga", señalaba el utrerano, que también era preguntado por Vincenzo Montella, ese entrenador mitad héroe mitad villano para una afición que ha vibrado tanto con sus decisiones en los torneos de eliminatorias como han sufrido como nunca en la Liga con goleadas en contra que hay que rebuscar en el tiempo para encontrar similitudes.

La contumacia en alinear siempre al mismo once, salvo contados cambios siempre por fuerza mayor, ha motivado esos altibajos, el escaso rendimiento en la Liga y que refuerzos como Arana, Roque Mesa y Sandro estén casi inéditos. "Evidentemente es una cuestión técnica. Nosotros hemos hecho un esfuerzo en el mercado invernal para que haya más opciones, pero es una decisión del entrenador, es él el que la tiene que resolver y dar minutos, es el que trabaja con ellos cada día", indicaba Castro que tiene pocas dudas sobre el futuro de Montella. "Él me dijo que había descansado física y mentalmente. Está feliz en el Sevilla y recibe el cariño de todos, él me dice que está enormemente feliz".

Por último, el buen momento del equipo, como siempre que ocurre, se traduce en interés de grandes equipos por algunos jugadores. En este caso Clement Lenglet ha llamado la atención y mucho se habla sobre el Barcelona, sobre su futuro, sobre su cláusula y sobre su posible renovación, una circunstancia en la que ya está trabajando el Sevilla. "Estamos trabajando en ello y en algún que otro jugador, son conversaciones internas y esperamos que terminen bien. No tenemos constancia de ningún interés por él", sentenció el presidente del Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios