La paliza que ilustra el abismo de la Bundesliga

El Bayern Múnich está ya preparado para coronarse el próximo fin de semana campeón de la Bundesliga por sexta vez consecutiva. Su dominio en el campeonato germano está fuera de toda duda, sobre todo después de la lluvia de goles con la que inundó el sábado a su eterno rival y tercero en la clasificación, el Borussia Dortmund. El humillante 6-0, con triplete de Lewandowski, ejemplificó el abismo que separa al club bávaro del resto en la liga alemana. El próximo sábado, ante el modesto Augsburgo, el Bayern depende de sí mismo para abrazar su título número 28 y sexto consecutivo. Conquistar este trofeo es de nuevo una mera formalidad para el conjunto de Jupp Heynckes, al igual en que en anteriores temporadas.

El Bayern, que antaño luchaba mano a mano con el Dortmund por la hegemonía del fútbol alemán, hace ya tiempo que no tiene rival. Con la Bundesliga más que resuelta, su mirada está únicamente puesta en el partido ante el Sevilla. De fondo, subyace la cuestión del técnico para la próxima temporada, todavía sin resolver.

Heynckes, a sus 72 años, pretende regresar a la jubilación que se vio obligado a interrumpir para acudir al rescate del Bayern tras el paso del italiano Carlo Ancelotti. Mientras se barajan nombres, entre los que han sonado el del ex entrenador del Dortmund, Thomas Tuchel, Karl-Heinz Rummenigge, avanzó el sábado que la incógnita será desvelada a finales de este mes. "Queremos a un técnico que hable alemán", se limitó a decir.

El Bayern, con 69 puntos, aventaja en 17 a su inmediato perseguidor, el Schalke 04. Y quien esperaba ver emoción en el llamado clásico alemán se llevó una decepción, con 5 tantos ya en la primera parte."¿Alguien dijo que era un partido de nivel?", tituló el diario Süddeutsche Zeitung. Para Heynckes, simplemente fue una muestra de que el Bayern está "haciendo un buen trabajo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios