Apresado en México el líder de una secta que marcaba a sus esclavas como ganado

Keith Raniere, líder y fundador de la secta Nxivm, compareció ayer ante un juez federal de Fort Worth, en Texas (EEUU) acusado de tráfico sexual y de someter a otras personas a trabajo esclavo, cargos por los que se enfrenta a una posible condena a cadena perpetua.

Raniere, que el lunes fue extraditado a Texas tras ser arrestado en una lujosa villa a las afueras de Puerto Vallarta (México), es el máximo responsable de una organización delictiva que captaba mujeres para servir como esclavas sexuales, eran obligadas a realizar tareas domésticas y eran marcadas a fuego como ganado en sus zonas pélvicas. Además, eran coaccionadas con la amenaza de revelar información altamente personal y quitarle sus propiedades

El Departamento de Justicia informó en un comunicado de que, si finalmente es declarado culpable, la sanción mínima a la que se le podría condenar al líder de la secta es de 15 años de prisión.

Raniere, de 57 años, al que también se le conoce como Vanguardia, fue trasladado el lunes a Fort Worth, donde un juez debe comunicarle oficialmente los cargos y decidir sobre su libertad condicional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios