Australia y Nueva Zelanda protestan por la caza de ballenas de Japón

  • Wellington y Canberra alegan que las expediciones científicas son una excusa para poder comercializar la carne de este mamífero

Nueva Zelanda y Australia han anunciado que liderarán una protesta diplomática formal contra la decisión de Japón de capturar más de 1.000 ballenas en el mar Antártico durante el verano austral.

Entretanto, el barco "Esperanza" de la organización ecologista Greenpeace dejó Auckland para interceptar a los barcos japoneses que se encuentran en camino con el objetivo de matar, oficialmente "con fines científicos", a 935 rorcuales aliblancos (minke), 50 rorcuales comunes y 50 ballenas jorobadas.

Wellington y Canberra, apoyadas por ecologistas de todo el mundo, alegan que las expediciones científicas no son más que una excusa para poder comercializar la carne de ballena entre los consumidores japoneses.

Tokio reaccionó con calma a la posibilidad de un conflicto diplomático y dijo que hará lo posible por mantener sus buenas relaciones con Australia.

La ministra de Medio Ambiente neocelandesa, Steve Chadwick, señaló que 27 países se sumaron el año pasado a la protesta diplomática contra Japón.

"Las poblaciones de jorobadas y rorcuales tienen aún que recuperarse de décadas de sobreexplotación de la pesca comercial", afirmó la ministra. "Nueva Zelanda rechaza por completo las alegaciones de que es necesario matar a las ballenas para la investigación científica".

El líder de la expedición de Greenpeace, el neocelandés Karli Thomas, afirmó que la tripulación del "Esperanza" planea interponerse en botes inflables entre las ballenas y los harpones de los japoneses.

El gobierno australiano anunció a su vez que enviará aviones y barcos, entre ellos el rompehielos de tripulación civil "Oceanic Viking", de 105 metros de largo, para vigilar a la flota nipona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios