Bruselas propone medidas para reducir un 25% el ruido del tráfico

  • La UE plantea reducir en cuatro decibelios el tope aplicable a coches, camionetas y autobuses, y en tres el correspondiente a los camiones.

La Comisión Europea (CE) propuso este viernes rebajar los límites máximos de sonido fijados en la legislación comunitaria para los vehículos que circulan por carretera, con el objetivo de reducir un 25% el ruido del tráfico.

Bruselas plantea reducir en cuatro decibelios los topes aplicables a coches de pasajeros, camionetas, autobuses y autocares, y en tres decibelios los correspondientes a los camiones, precisa un comunicado de la Comisión. La reducción que afectará al grupo que incluye a los vehículos particulares será de cuatro decibelios y tendrá lugar en dos etapas (de dos decibelios cada una). En el caso de los camiones, en un primer momento los límites se reducirán en un decibelio y con posterioridad se rebajarán otros dos.

La primera etapa tendrá lugar en los dos años posteriores a la publicación de las nuevas disposiciones -una vez aprobadas por los Estados miembros y el Parlamento Europeo- y la segunda tres años después. Los nuevos límites reducirán un 25% el ruido del tráfico causado por la circulación. El objetivo último es mejorar la salud y la calidad de vida de los ciudadanos. La legislación comunitaria que regula esos límites data de 1996, cuando los niveles de ruido eran muy inferiores a los existentes en la actualidad. La Comisión anunció también que quiere introducir un nuevo test más fiable para medir las emisiones de sonidos y que ha planteado que los vehículos eléctricos e híbridos se puedan equipar de manera optativa con dispositivos de sonido que los hagan más seguros.

El comisario europeo de Industria, Antonio Tajani, aseguró que las medidas planteadas permitirán reducir los ruidos procedentes del tráfico "de manera significativa". "Nuestra propuesta garantizará la existencia de vehículos de motor más silenciosos en las carreteras y un entorno más saludable", señaló. Tajani explicó que, de cara a la industria, mejorará la claridad de las normas, lo que facilitará a los fabricantes europeos vender coches fuera de la Unión Europea. Para su entrada en vigor, la propuesta deberá ser aprobada por el Consejo (los países de la UE) y el Parlamento Europeo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios