Cataluña aplicará la castración química a partir de septiembre

  • El tratamiento se ofrecerá a los presos que estén a punto de salir de la cárcel con riesgo de reincidir

A partir del mes de septiembre, la Consejería de Justicia de la Generalitat ofrecerá a los violadores reincidentes la posibilidad de someterse a un tratamiento que les inhibirá el deseo sexual.

Esta propuesta será realizada a los presos condenados por agresión sexual que estén a punto de salir de prisión y que su conducta posea riesgo de reincidir en el mismo delito. Así lo anunció ayer la titular de Justicia, Montserrat Tura, quien reiteró que este tratamiento, pionero en España, "se tiene que tomar voluntariamente", porque si no "se tomarán la primera dosis pero la segunda, cuando ya estén en la calle, ya no se la tomarán".

Tura también avanzó que aquellos violadores que se sometan al tratamiento -una inyección hormonal que reduce la producción de testosterona- "tienen que entender que les puede ayudar a resolver el problema, no volver a cometer delitos, no volver a prisión y, sobre todo, que no haya más víctimas de su actitud".

Por el momento, el Gobierno catalán ha creado una herramienta para evaluar el riesgo y decidir quién se somete al tratamiento, que será complementario a la terapia psicológica. Y es que esta medida no garantiza que el 100% de los violadores no vuelvan a agredir. Actualmente, según un estudio del departamento, sólo el 5,5% de los violadores vuelven a cometer agresiones cuando cumplen su pena de cárcel.

La conocida como castración química voluntaria es una de las propuestas formuladas por una comisión de expertos. Se trata de una posible medida para reducir la reincidencia de los reclusos condenados por agresiones sexuales y que presentan alto riesgo de cometer el mismo delito al quedar en libertad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios