Cien años de la llegada de Amundsen al Polo Sur

  • El noruego empezó a forjar su leyenda como explorador en 1911, al derrotar al británico Scott en la carrera a la Antártida.

Comentarios 1

Hace cien años, el noruego Roald  Amundsen se convirtió en el primero en llegar al Polo Sur, ganando la carrera al británico Robert Falcon Scott, que murió durante su regreso. Un siglo después, el mito de esa dramática conquista de la  Antártida sigue vivo. 

A 23 grados bajo cero con la cabeza descubierta y la mirada fija a la bandera noruega clavada sobre una tienda de campaña: así ha  quedado en la memoria y plasmada en una fotografía ese gran momento  para Amundsen y su compañero, los primeros hombres en llegar al Polo Sur el 14 de diciembre de 1911. Amundsen escribía en su diario: "Un tiempo  espléndido. Casi sin viento y con claros. Unos 25 grados bajo cero". Había dejado su país en junio de 1910 en su barco Fram con una mentira: dijo al rey Haakon, su patrocinador, a todos los noruegos y también a Scott que quería ser el primero en llegar al Polo Norte y  conquistarlo para Noruega, mientras Scott se encontraba ya declaradamente de camino a la Antártida con el objetivo de ser el  primero en llegar al Polo Sur.

Pero Amundsen consideró que tenía mejores oportunidades de ganar una carrera contra el británico que de conquistar el Polo Norte, que  consideraba mucho más difícil. Y ganó con ventaja: Scott llegó cinco semanas después al Polo Sur para encontrarse con la tienda del  noruego.  Y en el camino de vuelta, el británico y cuatro compañeros murieron de hambre, extenuación y frío. Scott había contado con ponis y trineos a motor que resultaron totalmente inadecuados para  la Antártida. La expedición de Amundsen logró sin embargo recorrer 2.600 kilómetros en 99 días con trineos de perros y esquís. 

El ganador fue recibido medio año después en su país como un héroe nacional. La admiración nacionalista hizo perdonar su descarada  mentira sobre el Polo Norte. Y mientras los británicos lloraban la  tragedia de su contrincante, los noruegos celebraban que simplemente  Amundsen, de entonces 39 años, fue más listo que su competidor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios