Científicos españoles impulsan un nuevo tratamiento contra el sida

  • Un equipo del Centro Nacional de Biotecnología prueba en individuos sanos una especie de vacuna que logra que el 90% desarrolle una respuesta inmunológica frente al VIH.

Desde que en 1981 se identificaran en EEUU los primeros casos del síndrome de inmunodeficiencia adquirida, cerca de 30 millones de personas han muerto en el mundo por causas vinculadas a esta enfermedad, para la que aún no hay cura aunque sí esperanzas puestas en una futura vacuna y nuevos fármacos.

Hoy, 1 de diciembre se celebra el Día Mundial del Sida, que en España ha afectado y afecta a unas 80.000 personas, y que tiene como agente responsable el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). Dado que los tratamientos no lo curan y tienen en algunos casos graves efectos secundarios, numerosos científicos, también españoles, tratan de dar con la vacuna preventiva y terapéutica definitiva o con nuevas píldoras que sean menos agresivas.

Es el caso del equipo de investigación de Mariano Esteban, del Centro Nacional de Biotecnología (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), que el pasado septiembre presentó los resultados positivos de un prototipo de vacuna contra el VIH "más potente" que los desarrollados hasta ahora.

La vacuna realizada por el equipo de Esteban y probada en 30 voluntarios sanos, de los que 24 fueron vacunados y seis tratados con placebo, logró que el 90% desarrollara una respuesta inmunológica específica frente a los antígenos del VIH y el 85% la mantuviera al menos un año.

"Vamos por buen camino", confirma Esteban, quien ha detallado que este ensayo se realizó en el Hospital Clínic de Barcelona y en el Gregorio Marañón de Madrid, después de que en 2008 se demostrara la alta eficacia en ratones y macacos.

El prototipo de vacuna, denominada MVA-B, actúa contra el subtipo B del VIH, predominante en Europa, Estados Unidos, América Central y Sur y Caribe.

Inocular la vacuna en voluntarios sanos, como se ha hecho hasta ahora, sirve para "entrenar" al sistema inmunológico para que sea capaz de reconocer el VIH "si se encuentra", apunta.

La primera parte de esta fase I, en la que mayoritariamente se ha probado la seguridad de la vacuna e inmunogenicidad, ha terminado y el paso siguiente es llevar a cabo este ensayo en individuos infectados por VIH. Esto es lo que acaba de poner en marcha la Red de Investigación en Sida en tres hospitales (Clinic, Germans Trias en Barcelona y Gregorio Marañón), bajo la coordinación de José María Gatell.

"Un candidato a vacuna preventiva podría también ser útil como vacuna terapéutica", aclara Gatell, quien ha afirmado que el objetivo ahora de MVA-B es intentar que no se produzca un rebrote de la carga viral tras interrumpir el tratamiento antirretroviral. De conseguirse, la terapia -en la actualidad una combinación de tres medicamentos- no tendría que durar toda la vida. El ensayo durará seis meses y participarán 30 individuos, 20 serán vacunados y diez tratados con placebo.

 En el mundo existen unos 30 candidatos de vacunas que están en fase I (la de seguridad) y cuatro de ellos están más avanzados, entre ellos el prototipo español, según sus investigadores, que no obstante muestran cautela ya que se necesitan más comprobaciones.

Esteban no ha querido poner una fecha a la vacuna definitiva, pero sí ha mostrado su deseo de que "en los próximos cinco años se pueda lanzar un ensayo clínico en fase III, con miles de voluntarios en zonas de riesgo para establecer la eficacia vacunal" aunque aún faltaría otra fase más para la comercialización.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios