Condenado a seis años por almacenar pornografía infantil en su ordenador

  • El pedófilo, Javier Nauzet Naranjo, poseía una gran cantidad de vídeos en los que menores de hasta tres años realizaban todo tipo de práticas sexuales con adultos.

Comentarios 14

La Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha impuesto seis años de prisión a Javier Nauzet Naranjo Díaz, vecino de la capital grancanaria, de 21 años y sin antecedentes penales, como autor "criminalmente responsable de un delito continuado de prostitución y corrupción de menores" al poseer en la memoria de su ordenador "archivos que contienen imágenes y videos de menores de edad que son objeto de todo tipo de prácticas sexuales explícitas por parte de adultos".

Según la sentencia, conocida este martes, el acusado contribuyó con sus actos a "menoscabar la indemnidad sexual, la seguridad y la dignidad de la infancia, prácticas sexuales" que consistían, entre otras, en penetraciones vaginales, anales o bucales realizadas en numerosas ocasiones "a menores de escasos años de edad, así como a otros de siete, de nueve o de diez años de edad, en cualquier caso, todos ellos notoriamente menores de trece años".

El tribunal considera probado que Naranjo Díaz tenía decenas de archivos en el disco duro de su ordenador y, al menos cinco DVDs con multitud de archivos que contenían explícita pornografía infantil y en uno de ellos, por ejemplo, había grabado imágenes tales como felación de un niño de unos diez años a un adulto, o en un archivo denominado "Baby J. Compilación" se puede observar "a una niña de tres o cuatro años exhibiéndose o penetrada vaginal y analmente o introduciéndole un adulto vaginalmente objetos como un rotulador o, entre otras, la masturbación de un adulto sobre la cara de la niña".

Para la realización de las descargas descritas el acusado se sirvió del programa de intercambio de archivos E-mule, sabiendo según la sentencia "que, al participar en esta red de intercambio de archivos Peer to Peer (P2P) con el referido programa, ponía a disposición de los demás usuarios de la red -como efectivamente puso- los archivos citados en el párrafo anterior", describe el texto de la sentencia. Ante estos hechos, la defensa del acusado alegó que éste no sabía que al bajarse pornografía facilitaba el acceso a otras personas a lo que el magistrado Emilio Moya argumenta que según la esencia misma del programa, este es una comunidad de usuarios "que comparten archivos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios