El Congreso eliminará del Código Civil la opción de dar un cachete a los hijos

  • Los padres deben corregir a los menores "con respeto a su integridad física y psicológica" · Los grupos votarán el jueves la disposición incluida en el proyecto de Ley de Adopción Internacional

Comentarios 1

El pleno del Congreso de los Diputados suprimirá, previsiblemente este jueves, dos artículos del Código Civil que conceden a los padres y tutores la potestad de "corregir razonable y moderadamente" a los niños con el fin de eliminar la cobertura legal al comúnmente denominado "cachete", según han informado fuentes parlamentarias.

Esta modificación legal está incluida como disposición adicional al proyecto de Ley de Adopción Internacional, que vuelve al Congreso de los Diputados tras su paso por el Senado. A pesar de ello, el Congreso "tumbará" las tres enmiendas sobre este asunto que fueron introducidas el pasado martes en la Cámara Alta con los votos de CiU, PNV y PP. Estas formaciones no ven apropiado introducir esta cuestión en dicho proyecto.

El grupo socialista en la Cámara Baja, con el apoyo de los grupos de IU-ICV y de ERC, logrará que los padres no estén amparados legalmente a la hora de dar una bofetada a sus hijos. El nuevo texto del Código Civil verá eliminada la posibilidad de que los padres puedan "corregir razonable y moderadamente" y a partir de ahora deberán corregir a los menores "con respeto a su integridad física y psicológica".

A este respecto, el diputado socialista Mario Bedera ha explicado que éste "no es un tema baladí" y que muestra dos visiones "muy distintas" entre los grupos parlamentarios de entender la formación de los niños. "La educación de un niño no puede hacerse mediante ningún maltrato, por muy moderado que sea. Frente a los que hablan de corrección (física), nosotros hablamos de respeto", sentenció Bedera.

El proyecto de Ley de Adopción Internacional -que fue adoptado por el Gobierno el pasado mes de junio- será aprobado definitivamente en el Pleno del Congreso del próximo jueves. El texto refuerza los mecanismos necesarios para impedir la trata de niños y aumenta las garantías del menor adoptado.

Asimismo, la norma prohíbe tramitar adopciones en países en guerra o que estén sufriendo los efectos de un desastre natural, y permite que los menores, en su caso, sepan los datos sobre sus padres biológicos al alcanzar los 18 años de edad.

Además, lo españoles que durante varios años han acogido temporalmente a menores procedentes de la zona de Chernobil y de otras partes de Ucrania podrán, con las debidas precauciones, adoptar legalmente a estos niños huérfanos.

En un principio, el texto prohibía adoptar a aquellos menores extranjeros que hayan sido acogidos en programas humanitarios de estancia temporal por motivo de vacaciones, estudios o tratamiento médico.

Sin embargo, la Cámara Baja modificó el proyecto para permitir la tramitación de solicitudes de menores extranjeros en estas circunstancias, siempre que tales acogimientos "hayan finalizado conforme a las condiciones para las que fueron constituidos y que en su país de origen los menores participen en programas de adopción debidamente regulados".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios