Descubierto el planeta más pequeño fuera del Sistema Solar

  • El hallazgo es sólo tres veces mayor que la Tierra y la estrella sobre la que orbita podría ser 20 veces más pequeña que el Sol.

Comentarios 3

Los astrónomos tienen ahora un nuevo objetivo al que apuntar sus telescopio. De nombre MOA-2007-BLG-192Lb, se trata del planeta más pequeño descubierto fuera del Sistema Solar, a tres mil años luz de distancia y cuyo tamaño se calcula aproximadamente tres veces mayor que la Tierra. Orbita alrededor de una estrella de escasa masa, hasta unas veinte veces inferior a la del Sol, que forma parte de un tipo de astro en el que la comunidad científica tiene depositadas sus esperanzas por permitir en su órbita planetas con condiciones de vida similares a las que posibilitan la vida terrestre.

Un equipo de la Universidad de Notre Dame (Estados Unidos) liderado por el astrónomo David Bennett presentó el hallazgo en una conferencia de prensa durante un encuentro de la Comunidad Americana de Astronomía, en Sant Louis. El descubrimiento demuestra que "incluso las estrellas con menos masa puede albergar planetas" y, para llegar a él, los científicos utilizaron una técnica de microlentes gravitacionales que puede encontrar cuerpos hasta una décima parte más diminutos que la Tierra gracias a la desviación que sufren los rayos de luz de un objeto lejano cuando pasan cerca de un objeto masivo.

"Confiamos en encontrar el primer planeta con masa similar a la Tierra en un futuro cercano", auguró Bennett, según informaciones de la National Science Foundation. De momento, aún deberán escudriñar las posibilidades de MOA-2007-BLG-192Lb, a unos tres mil años luz de distancia, ya que podría contar con las condiciones para acoger vida.

Queda por aclarar el tamaño exacto de la estrella anfitriona, porque su reducido tamaño podría quitarle la categoría al no contar con las reacciones termonucleares propias de estos cuerpos. Lo único cierto es que en torno a la de momento estrella orbita MOA-2007-BLG-192Lb, siguiendo una senda de tamaño equivalente a trazada por Venus. Además, podría tener en la superficie temperaturas equivalentes a la terrestre aunque de momento lo más probable de este planeta helado en la capa más externa y cálido a nivel de la superficie es que esté cubierto por un océano de gran profundidad.

A juicio del astrónomo de la NSF Michael Briely, "es otro paso importante en la búsqueda de planetas terrestres en zonas habitables de otras estrellas, y no habría sido posible sin la colaboración internacional de científicos profesionales y amateurs". En este sentido, a este descubrimiento contribuyeron personalidades de Japón, Estados Unidos, Nueva Zelanda, Chile, Reino Unido, Francia o Alemania, entre otros países.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios